"La innovación es el futuro y es necesario aprender a protegerla para que crezca"
ComienzoMarzo 2019
Duración2 años
PresencialSede Buenos Aires
Miércoles semanales de 17:00 a 21:00

La Maestría en Propiedad Intelectual busca cubrir una necesidad compartida por todas las economías de Latinoamérica. Como la sociedad del conocimiento y el aprovechamiento de los bienes intangibles ocupa la agenda política y económica de modo creciente, se hacía cada vez más necesario contar con un programa académico que analice profundamente los mecanismos de la Propiedad Intelectual en la región y capacite a los agentes que promoverán el desarrollo sustentable sobre un mejor y eficiente uso de los activos intangibles en América Latina.

Además de un desarrollo profundo de los fundamentos teóricos de la disciplina, el programa estará también focalizado en la gestión y la administración de los Derechos de Propiedad Intelectual en el seno de las instituciones, empresas, asociaciones, institutos de investigación y organismos del Estado de la Región.

La Universidad Austral es líder en las Maestrías en Derecho en el ámbito iberoamericano, de las que fue pionera, comenzando en 1991. Actualmente se encuentra rankeada 308 entre las más de 20.000 universidades del mundo, y 266 en ciencias sociales y management, siendo la primera en América Latina entre las universidades focalizadas y de menos de 5.000 estudiantes, y ubicándose quinta por la citación de sus papers por colegas académicos (Ranking Mundial de Universidades QS y Ranking Latinoamericano de Universidades, London, 2012).

A partir del año 2013 ha sido distinguida como centro de formación de la Academia de la OMPI para la región en temas de propiedad intelectual, promoviendo un impacto positivo con sus egresados en el desarrollo y fortalecimiento de la PI.

Proyecto acreditado por la CONEAU en su sesión n° 1282/15, Categoría "A".

Cuerpo Docente

Ver cuerpo docente completo...

Objetivos

La Maestría en Propiedad Intelectual tiene como objetivo brindar a los profesionales de distintas áreas jurídicas, técnicas y empresariales una sólida formación académica que provea los elementos teóricos y prácticos necesarios para lograr el mejor aprovechamiento económico y social de los activos intangibles.

La gestión de los derechos de la Propiedad Intelectual puede estar a cargo de profesionales del derecho, economistas, empresarios, científicos, técnicos, creativos, funcionarios públicos y responsables de oficinas de transferencia de tecnología. Por la naturaleza misma de los bienes involucrados, estos profesionales necesitan contar con conocimientos jurídicos de la Propiedad Intelectual y de otras ramas del derecho, así como de otras disciplinas sociales, como economía, teoría de la innovación, management, negociación, contabilidad, sociología y criminalística, entre otras. 

  • Conocer los fundamentos jurídicos y económicos de la Propiedad Intelectual.
  • Dominar las herramientas de creación, gestión y protección de los derechos de Propiedad Intelectual.
  • Adquirir la capacidad de analizar y tomar decisiones en las problemáticas prácticas que presenta la vida profesional en esta área.
  • Comprender en profundidad la funcionalidad de los derechos de Propiedad Intelectual en cada actividad creativa e innovadora y ser capaz de extraer todo su potencial.
  • Aplicar en la actividad profesional una visión internacional y estratégica de la Propiedad Intelectual, propia del contexto de las economías en transición.

11° Promoción (2019-2020)

Inicio de la Maestría en Propiedad Intelectual:  Marzo 2019.

Sede: Buenos Aires (Cerrito 1250, CABA).

Materias: El alumno debe cursar un total de 540 horas.

 

CARACTERÍSTICAS GENERALES

  • Metodologías de enseñanza participativas, con especial énfasis en el método del caso.
  • Fomento activo del trabajo en equipo, con grupos reducidos de integrantes, donde se valoran y aprovechan las distintas experiencias y visiones de sus miembros.
  • Cuerpo de profesores interdisciplinario de excelente nivel académico, con experiencia jurídica, empresaria y de distintas áreas tecnológicas.
  • Exigencia excelencia académicas reconocidas.
  • Un Reglamento de Maestrías y Especializaciones general de la Facultad, que estandariza para todos los posgrados las más altas cotas de calidad y de demanda a cada uno de los actores de la comunidad académica.
  • Una organización cuidada hasta en los menores detalles, para que las clases se desarrollen del mejor modo posible y todos los elementos que hacen a la calidad de la enseñanza funcionen como es requerido.
  • Esmerada selección del material de estudio doctrinal y jurisprudencial.
  • Compromiso personal de los cursantes para la participación activa en la metodología de enseñanza, que requiere preparación anticipada, trabajos prácticos, debates, talleres e investigaciones.
  • Estudio previo obligatorio a las sesiones de análisis y discusión.
  • Involucramiento y esfuerzo decidido de los profesores en el mejoramiento personal y profesional de los estudiantes y en la calidad de la enseñanza que se les brinda.
  • Asesoramiento Académico Personal, que mediante la asignación de un Profesor Tutor para cada estudiante, garantiza su aprovechamiento intensivo del posgrado y potencia sus capacidades con miras a su desarrollo profesional y personal.
  • Trato personalizado, con alta dedicación de las autoridades, del cuerpo académico y de los servicios administrativos a las necesidades de cada uno de los alumnos.
  • Actualización permanente de los Planes de Estudios.
  • Promoción activa de la investigación, habiéndose publicado en estos años más de 250 libros de Derecho y 1.700 artículos científicos de profesores y más de 40 libros y 300 artículos de estudiantes y graduados, editados en editoriales y revistas líderes del país y del extranjero. En este ámbito, por otra parte, la Facultad publica revistas especializadas en cuatro áreas del Derecho, y tiene colecciones de libros en tres ramas jurídicas.
  • Promoción activa de las actividades académicas y de docencia entre los estudiantes y graduados, con decenas de egresados que se han incorporado al Claustro de profesores, y con una Escuela de Ayudantes que tiene más de 50 miembros.
  • Un alto compromiso e identificación de los graduados con la Facultad.
  • La experiencia de un ambiente especial, donde se crean lazos perdurables, con un clima cordial, respetuoso, abierto, exigente y motivador entre los cursantes y con las autoridades y el cuerpo de profesores.
  • Una educación transformadora de quienes cursan la carrera, mensurable en una renovación y modificación de los modos de encarar la actividad profesional y, en muchos casos, en un cambio y mejora del ámbito laboral de desempeño.
  • Formación humanística y preocupación por el desarrollo integral de la persona.

Los candidatos provienen de dos grandes grupos de disciplinas y lugares de desempeño:

  •  Áreas jurídicas (bufetes, direcciones de asuntos legales de empresas y organismos públicos de los tres poderes del Estado)
  • Áreas empresarias y científico-tecnológicas (unidades de vinculación tecnológica de centros de investigación, universidades, laboratorios, áreas de I+D+i de empresas de todo tipo, industrias culturales, sociedades autorales, desarrolladores de software, entidades financieras, etc.). Como se observa, la heterogeneidad de profesiones es amplísima, para lo cual quienes no cuenten con una titulación jurídica deberán tomar un curso de nivelación. A su vez, y para todos los participantes, se exigen conocimientos generales de comprensión lectora del idioma inglés.

Los egresados desarrollarán competencias para:

  • Administrar y proteger los Derechos de Propiedad Intelectual.
  • Generar y explotar los activos intangibles.
  • Trabajar en equipo, desarrollando las potencialidades de actuación sinérgica con otros colegas y profesionales de otras disciplinas.
  • Diseñar políticas de incentivos y beneficio social.
  • Dominar los conocimientos técnicos y criterios jurídicos para el otorgamiento de títulos de Propiedad Intelectual.
  • Entender y decidir en conflictos entre particulares y con otros Estados
  • Los tres últimos puntos adquieren una relevancia especial para los funcionarios públicos.

El plan de estudios tiene como objetivo proporcionar un conocimiento profundo en materia de patentes, marcas, indicaciones geográficas, diseños industriales, variedades vegetales, derecho de autor y derechos conexos, modalidades de contratación y licenciamiento; también de los vínculos entre Propiedad Intelectual y la innovación, la salud pública, las tecnologías de la información, la agricultura, las industrias creativas y el entretenimiento, así como la gestión estratégica de los activos intangibles, con especial énfasis en la comercialización, aspectos de valuación y financieros.

La Maestría está dirigida a jóvenes profesionales que deseen adquirir los conocimientos necesarios para desempeñar un papel de liderazgo en el ámbito de la Propiedad Intelectual, con un enfoque regional y comparativo.

Los candidatos deberán ser profesionales que posean título de licenciatura en cualquier disciplina, con al menos cuatro años de duración, graduados en universidades reconocidas en América Latina o en instituciones de fuera de la región.

Para la admisión, será preponderante tener una experiencia profesional mínima de tres años en cualquier área y estar trabajando actualmente en el ámbito de la Propiedad Intelectual.

La mayoría de las clases serán dictadas en lengua castellana, pero se requiere capacidad de comprensión de lecturas y clases en inglés.

La Maestría pone a disposición de sus alumnos todo el material de estudio en formato digital que se encontrará disponible en una plataforma online y desde la cual lo podrán descargar.

Una vez aprobados todos los requisitos para la Maestría, los estudiantes recibirán el título de “Magíster en Propiedad Intelectual”, otorgado por la Universidad Austral, con validez oficial de acuerdo a estándares internacionales.

 

 Materias
PRIMER AÑO

  • Fundamentos filosóficos, políticos y sociales de la Propiedad Intelectual (28 h.)
  • Metodología de la investigación y expresión oral y escrita (28 h.)
  • Marcas y otras designaciones (36 h.)
  • Derecho de autor y derechos conexos (36 h.)
  • Patentes y otras formas de protección de las innovaciones (36 h.)
  • Contratos sobre derechos de Propiedad Intelectual (36 h.)
  • Régimen internacional de la Propiedad Intelectual (32 h.)  – Se cursa en Semana Intensiva
  • Análisis económico de la Propiedad Intelectual (20 h.)

SEGUNDO AÑO

  • Propiedad Intelectual y tecnologías de la información (44 h.)
  • Derecho del Entretenimiento, el Deporte y publicidad (44 h.)
  • Examen de Patentes (36 h.)
Materias optativas

Se ofrecen asignaturas optativas todos los años, aunque solo se abren los cursos que cuenten con un mínimo de 10 participantes.

Una o más asignaturas, seminarios o talleres optativos pueden ser realizados en otra universidad o centro de investigación extranjero, otro posgrado de la Facultad de Derecho o de otra unidad académica de la Universidad Austral, hasta un máximo de un 30% del módulo profundizado, si el Director Ejecutivo de la MPI verificara su pertinencia. La aprobación de estas asignaturas deberá luego ser homologada de acuerdo a los métodos de evaluación exigidos por la Facultad de Derecho.

Otros requisitos de aprobación de la MPI:

  • Examen anual integrador al final de la cursada presencial.
  • Trabajo de investigación final a ser defendido.
  • Lecto comprensión del idioma inglés.

TÍTULO QUE OTORGA: Magíster en Propiedad Intelectual

La Facultad de Derecho cuenta con un exhaustivo y exigente Reglamento de Maestrías y Especializaciones, que regla la vida de los distintos actores de todos sus posgrados: directivos, profesores, funcionarios, estudiantes.

Haga clic aquí para descargarlo.

La metodología de enseñanza de la Maestría en Propiedad Intelectual es eminentemente práctica y participativa, con la utilización del método del caso.

Se procura construir el aprendizaje sobre la experiencia de los participantes, de modo tal que se les permita aprender tanto del material entregado previamente como de sus puntos de vista, y defiendan el análisis logrado. Se busca elaborar una síntesis entre las opiniones de los profesionales asistentes al curso y naturalmente del profesor, quien dirige la clase.

Los profesores buscan involucrar a la mayor cantidad de participantes en el desarrollo de la clase transformando la misma en un debate de diversas opiniones y en la búsqueda de la solución del caso.Asimismo éstos moderan la participación, cediendo la palabra a los participantes orientando la intervención de éstos, haciendo preguntas, ordenando los comentarios y aportando su experiencia y puntos de vista sobre el asunto.

Las clases finalizan con una sistematización de las conclusiones alcanzadas durante el estudio, aún cuando éstas puedan ser diversas y contradictorias y en su caso con la debida concreción conceptual del tema tratado.

El óptimo aprovechamiento de las clases y del tiempo académico demanda de los alumnos la lectura y estudio previo del material y de los casos entregados.

LA ENSEÑANZA DEL DERECHO, DESDE UN ÁNGULO DISTINTO


La Facultad ha sido pionera en Argentina y en todo el mundo de habla hispana en el uso de métodos de enseñanza activos y participativos, y en especial el método del caso, tanto a nivel de posgrado, donde comenzó a utilizarlos en el área del Derecho continental, y donde se aplica en dos tercios de las clases, como a nivel de grado, donde es unas de las pocas instituciones latinas que los usa de modo intensivo.

En virtud de lo anterior, su cuerpo de Profesores emplea distintas variantes del método socrático en la educación jurídica. En concreto, en el método del caso se utilizan una multitud de variantes pedagógicas, partiendo de un tronco común que la propia Facultad desarrolló y adaptó al Derecho Continental a partir de las metodologías pedagógicas utilizadas en las Law Schools y en las Business Schools estadounidenses.

De esta manera, en todas las actividades educativas de la Facultad se procura llevar a la práctica los tres principios postulados por Christopher C. Langdell, el Decano que revolucionó la Harvard Law School y la entera educación jurídica estadounidense, cuando en 1870 comenzó a enseñar con el método del caso:

1) que los esfuerzos del alumno sean paralelos a los del profesor;

2) que el estudio sea de tal modo que se obtengan los beneficios más grandes y duraderos; y

3) que las clases sean de tal modo que sea mejor para el alumno asistir que quedarse en casa leyendo un libro de texto.

¿QUÉ ES EL MÉTODO DEL CASO?


A la luz de lo expuesto, y asumiendo como base indispensable un profundo conocimiento de los aspectos teóricos y de la estructura normativa de las distintas instituciones jurídicas, el método del caso consiste en analizar decisiones judiciales y casos hipotéticos situacionales, evaluar las distintas alternativas de solución que se presentan y tomar decisiones sobre el mejor camino a seguir.

Por ello, la enseñanza jurídica de la Facultad pone fuerte énfasis en entrenar a los estudiantes en el razonamiento jurídico, la investigación de las fuentes para tomar decisiones y en las habilidades de escritura y de expresión de sus argumentos e ideas.

DISPONERSE PARA EL DEBATE MEDIANTE EL ANÁLISIS PREVIO


La metodología del caso es exigente para alumnos y para profesores. El óptimo aprovechamiento de las clases y del tiempo académico demanda de los estudiantes la lectura y estudio previo del material y de los casos entregados. En cuanto a los profesores, el método del caso es demandante pues requiere por parte de ellos la preparación cuidadosa del material y de los casos y el desarrollo activo de la clase.

En los posgrados, el modo habitual de realizarlo comienza por un tercio del tiempo de las sesiones a que el profesor exponga y debata con los estudiantes los lineamientos teóricos fundamentales de la institución jurídica en análisis, que todos ya han estudiado previamente de los materiales. Se aborda la doctrina, pero no “teóricamente”, sino en análisis crítico, buscando fundamentos, razones, aplicaciones, fortalezas, debilidad, necesidades de evolución…

TODOS APRENDEN, TODOS ENSEÑAN


MPI PARA WEBLuego de estudiar el material se pasa al método del caso, que ocupa dos tercios de la sesióndedicada a cada tema. En el mismo se procura construir el aprendizaje sobre los conocimientos y la experiencia de los participantes, de modo tal que se les permita aprender tanto del material entregado previamente como de los puntos de vista de otros cursantes, y no sólo del aporte que pueda hacer el profesor, como en el sistema de clases magistrales.

Siguiendo la idea romana de que de los hechos surge el Derecho, el método reclama que, ante una situación fáctica determinada, se indague por los principios que vertebran soluciones adecuadas a la misma, analizándolos críticamente para ver cuáles responden a lo que las circunstancias necesitan.

El debate sobre aplicaciones específicas del Derecho y sobre hechos concretos que solicitan una solución conduce, asimismo, al involucramiento de todos con las instituciones en análisis. Esto se debe a que se pone en juego la persona toda, con su inteligencia y su afectividad, y conduce a que se comprendan mejor los principios del Derecho al verlos en operación y a que no se olviden los elementos que se han analizado y debatido.

¿QUÉ ES UN CASO?


El caso consiste generalmente en una sentencia judicial o en un relato situacional, que está usualmente basado en datos y circunstancias reales. Otras variables del método involucran clips de películas, demandas y contestaciones reales, situaciones de asesoramiento extra-contencioso, etc.

En ocasiones los profesores dan todo un catálogo de preguntar previas para el análisis del caso, y en otros momentos lo discuten directamente, dejando al estudiante que se enfrente solo al problema, sin caminos delineados previamente.

TRABAJO EN GRUPO Y DEBATES EN CONJUNTO


El análisis de los casos se realiza primero en grupos reducidos, de cinco a ocho personas, para luego ser discutidos en sesión plenaria de toda la clase, dedicándose aproximadamente una hora a la discusión en equipos y una hora y media al debate conjunto.

El trabajo en equipos es esencial en la adaptación del método del caso anglosajón realizada en la Facultad, ya que permite multiplicar exponencialmente la participación de todos, y enriquecerse enormemente de las visiones de los demás, creando el hábito del trabajo cooperativo, tan necesario en el mundo de las profesiones jurídicas.

Tanto en el trabajo en equipo, como en la sesión de discusión con la clase en pleno, los profesores buscaninvolucrar a la mayor cantidad de participantes en el desarrollo de la enseñanza, transformando la misma, a partir de preguntas, en un debate de diversas opiniones sobre los aspectos fácticos y jurídicos de la situación en estudio y entrenándolos en la búsqueda de la mejor solución del caso.

RESULTADOS: CAPACIDADES ANALÍTICAS Y DE TOMA DE DECISIONES


La metodología educativa basada en estudiar la teoría para aplicarla en los casos desarrolla en los estudiantes del posgrado. Esto produce que se instaure en ellos una acendrada mentalidad jurídica crítica, que los lleva a analizar con rigor científico y profundidad y resolver con naturalidad una multitud de problemas jurídicos complejos.

El método del caso, así entendido, se ha comprobado que es una herramienta excepcional en la formación práctica como entrenamiento en el razonamiento y la argumentación jurídicas, y ha sido aplicado con excelentes resultados en el seno de la Facultad desde hace casi veinte años, tanto a nivel de posgrado, en nuestras Maestrías y Especializaciones, como a nivel de grado, en nuestra carrera de Abogacía.

Por eso, como pueden testimoniar todos quienes lo han realizado, haber estudiado Derecho en la Universidad Austral es una experiencia única e inolvidable, que marca y transforma profundamente, que renueva y modifica los modos de acercarse al fenómeno jurídico y a la actividad profesional.

DESTREZAS QUE SOBRESALEN LUEGO DE ESTE ENTRENAMIENTO


Algunas de las destrezas sobresalientes que los estudiantes del posgrado. adquieren en la Facultad a partir de la aplicación constante del análisis, la discusión conjunta y la toma de decisiones a que los lleva el método del caso son las siguientes:

  • Integración de un profundo conocimiento teórico del Derecho con la práctica profesional y las habilidades propias del jurista.
  • Alto grado de capacidad analítica y argumentativa, a partir de la discusión de entre 300 y 400 casos hipotéticos y sentencias judiciales.
  • Marcada aptitud para la resolución creativa de los problemas jurídicos, fomentada por la redacción de decenas de informes, dictámenes y escritos.
  • Disposición para adaptarse rápidamente a los constantes cambios del mundo del Derecho.
  • Capacidad de promoción en forma permanente de debates interesantes, enriquecedores y de alto nivel jurídico.
  • Amplitud para la comprensión de temas abordados en el ejercicio profesional.
  • Mayor seguridad ante el cliente, que le permite un mejor desenvolvimiento en la solución de conflictos.
  • Mayor predisposición para aceptar casos más complejos, con una visión más amplia que le permite tomar decisiones más acertadas.

Por ello enorgullece que, luego de este entrenamiento en el pensamiento y la mentalidad jurídicas, la práctica totalidad de los egresados de grado y posgrado han logrado posicionarse como abogados expertos en las áreas del Derecho que han elegido.

En efecto, como lógico resultado de la notable formación teórica y práctica que se brinda a los estudiantes, la Facultad recibe permanentemente pedidos laborales de estudios jurídicos, de empresas y de instituciones del sector público.

De esta manera, se encuentran trabajando en los estudios líderes del país, tanto en Buenos Aires como en las principales capitales del interior, en estudios jurídicos y en importantes empresas nacionales y multinacionales y en cargos relevantes de la administración pública y del poder judicial, o en el exterior, usualmente en estudios jurídicos internacionales.

 

Asesoramiento académico personal

A través del sistema de asesoramiento académico personal, se garantiza una fluida relación con los profesores. Cada participante tiene asignado un profesor con quien se reúne periódicamente para conversar sobre su desenvolvimiento académico y profesional. En estas reuniones muchas veces surgen asuntos profesionales y personales que inciden en el rendimiento académico y son considerados convenientemente.

Además, la opinión del asesor personal sobre las capacidades y el potencial del alumno es determinante cuando se analizan candidatos a la hora de responder a las demandas de abogados capacitados en nuestras Carreras que frecuentemente nos hacen llegar empresas, estudios jurídicos y otras instituciones.

Por tal motivo el asesoramiento académico personal de los alumnos realizado en forma individual, es un aspecto importante de la función educativa que se desarrolla en nuestra Facultad. El objetivo es ayudar al alumno en todo cuanto pueda contribuir a mejorar su rendimiento académico y su participación en la vida universitaria.