Ayer celebramos la Ceremonia de Graduación de 55 alumnos de grado de las carreras de Ingeniería Industrial e Ingeniería Informática, junto a un Especialista en Ingeniería y Gestión de Mantenimiento y un Magíster en Gestión de Operaciones.  

Junto a familiares, amigos y directivos celebramos el fin de una etapa de formación académica, un camino de crecimiento y transformación. Cada uno de nuestros estudiantes hoy se convierten en graduados, aunque siempre seguirán formando parte de esta casa de estudios. 

La ceremonia fue presidida por la decana de la Facultad de Ingeniería, Dra. Gabriela Robiolo, el secretario académico, Dr. Miguel Cavaliere, y la directora de Estudios, Prof. Mariana Krause Armin. La decana les tomó juramento a todos los graduados y los invitó a vivir la profesión de ingenieros como personas comprometidas con la realidad, con plena libertad y alegría para servir a los demás. Luego resaltó que la formación es un camino de transformación.  

Por su parte, la profesora, Mag. Ing. María Angélica Moya reflexionó sobre los desafíos que el Ingeniero deberá afrontar en el mundo actual: una sociedad atravesada 100% por la tecnología, la globalización, vulnerabilidad y el debilitamiento de los valores. “La convergencia y sinergia de tecnologías informáticas, físicas y biológicas, hoy llamada la 4ta Revolución Industrial, nos presenta oportunidades y desafíos. Allí pondrán por acto la capacidad de análisis y síntesis, con creatividad, espíritu crítico, práctico, innovador y emprendedor”, agregó. Por último, destacó la capacidad de adaptación y de aprendizaje continuo, tan necesarios para la vida profesional.  

Hoy la realidad requiere de ingenieros comprometidos, que asuman su responsabilidad social y que tengan una visión global del negocio. Al mismo tiempo, no deben perder de vista las necesidades de los demás y las situaciones de vulnerabilidad que existen en el mundo. Una mirada puesta en el impacto social, ambiental y económico es fundamental. 

Una alumna habló para todos los presentes y destacó la formación en valores que adquirió a lo largo de todos sus años en la Universidad Austral. “Einstein dijo – No intentes convertirte en un hombre de éxito, sino en un hombre de valor -; para mí, esto resume mucho lo que fue toda mi educación en esta facultad”, remarcó. 

Acompañar a tantos estudiantes en su formación profesional y personal nos llena de orgullo y alegría. Los años compartidos han estado llenos de aprendizajes, pero también de desafíos que permiten hoy haber llegado hasta aquí. El deseo de la Facultad de Ingeniería y de toda la Universidad Austral es que puedan transitar esta nueva etapa con creatividad, espíritu crítico y práctico, innovación y capacidad de adaptación.