El conocimiento y la capacitación continua son fundamentales para el desarrollo de las habilidades profesionales y para el crecimiento de las empresas.

Es por eso que, las herramientas que promuevan la formación y la investigación dentro del mundo empresarial y de los negocios permitirá potenciar los talentos y generar mejores resultados en la industria.

En este sentido, existen dos nuevas herramientas de financiación apuntadas a las PyMES y a las grandes empresas.

El Crédito Fiscal de capacitación SEPYME es un régimen por el cual las PyMES pueden capacitar a sus cuadros gerenciales y operativos y obtener un reintegro de hasta el 95% de los gastos incurridos a través de un certificado de Crédito Fiscal que emite la SePyME. Este gasto puede aplicarse al pago de impuestos nacionales (Impuesto a las Ganancias, Ganancia Mínima Presunta, IVA, Impuestos Internos, etc).

Por otro lado, la implementación de la Ley de Economía del Conocimiento como herramienta de capacitación es un punto clave para que las empresas del sector comiencen a percibir los beneficios que ofrece el régimen de promoción.

Esta ley establece beneficios impositivos para las industrias de software, biotecnología, industrias aeroespacial y satelital, audiovisual, servicios geológicos, de prospección y relacionados con electrónica y comunicaciones, centros de exportación de servicios profesionales, investigación y desarrollo, nanotecnología y nano ciencia, y la fabricación de bienes 4.0 conectados a la tecnología.

El trabajo en conjunto entre universidades y empresas resulta muy importante para potenciar el aprendizaje y la gestión. Mantener los conocimientos actualizados a la realidad del mercado es un gran desafío que afrontan todas las organizaciones, es por eso que desde la Universidad Austral contamos con programas in-company que permiten a las organizaciones mantener capacitados a sus profesionales.

Para crear las capacitaciones que se adapten a los objetivos empresariales y a la realidad del mercado, desde la Universidad Austral se trabaja en el diseño y la implementación de dichos programas, acompañados del seguimiento y análisis del impacto y sus resultados.

Nos resulta muy importante integrar las necesidades de la industria y las tendencias del contexto empresarial para que este proyecto se constituya en una gran oportunidad de capacitación y desarrollo profesional para nuestra sociedad.