Una técnica científica innovadora reveló el impacto de los virus pandémicos en las muertes maternas