La Escuela de Educación celebró su primer ateneo virtual de I+D, denominado “Socialización de la Investigación. Evidencias teóricas y empíricas en el campo educativo”. Esta iniciativa, en formato virtual, se organizó con el objetivo de socializar y dar a conocer los proyectos de investigación que están llevando adelante los profesores investigadores de la escuela y para trabajar sobre futuros proyectos o líneas de investigación.

Durante esta jornada, los expositores presentaron los proyectos que los equipos de trabajo han estado desarrollando en las diversas disciplinas, detallando su diseño metodológico, modelos teóricos en los que se sustentan, publicaciones efectuadas o planificadas en revistas con referato, en eventos académicos y/o en prensa además de los contactos realizados con otras instituciones y personas.

Tal como señaló la profesora Florencia Daura, investigadora asistente del CONICET, es muy importante socializar los proyectos para ir haciendo un “efecto abanico” que logre alcanzar “lo que muchos conocerán como educación basada en la evidencia”. «Leer o profundizar nos lleva a considerar lo que llamo en términos más coloquiales ‘allanar el camino entre la ciencia y la práctica’, (…) la investigación sirve para allanar el camino a la práctica. Esta educación basada en la evidencia lleva a facilitar la toma de decisiones con hallazgos científicos y con datos confiables”, agregó.

En el marco de la presentación se expusieron los detalles de diez proyectos: “Educación integral y proyecto de vida», presentado por Cecilia Barni; «Sentidos de la educación personalizada en el contexto de la transformación digital de la educación superior», presentado por Santiago Bellomo; “Impacto de la Pandemia COVID-19 en las funciones de gobierno, docencia, investigación y extensión en las universidades argentinas. Estudio de casos”, expuesto por Ángela Corengia, Laura Ferrofino y Silvia Miceli; “Vida floreciente, inteligencia emocional percibida y grit. Su influencia en el rendimiento y en la permanencia académica de estudiantes universitarios», investigación interdisciplinaria, del área de Psicología de la Educación, en la que participan la Escuela de Educación, la Facultad de Ciencias Empresariales y el Vicerrectorado de alumnos, presentada por Florencia Daura.

El profesor Julio Durand, por su parte, habló sobre «Impactos de los centros educativos familiares de formación en alternancia (CEFFA): percepciones de los actores en los diferentes países. Argentina». Ana Kupervaser presentó «La evaluación de los aprendizajes en el nivel universitario interpelada por la pandemia COVID-19: nuevos desafíos y cambios en las prácticas»; María Laura López Ferrofino, por otra parte, adelantó el trabajo que está llevando adelante con su tesis de doctorado en materia de tecnologías, enseñanza y aprendizaje, titulada: “Evaluación del impacto de la pandemia por COVID-19 en las funciones de docencia universitaria a partir de la incorporación de tecnologías para la enseñanza y el aprendizaje en universidades argentinas, entre 2019 y 2021. Un estudio de casos».

Finalmente, Carolina Sánchez Agostini presentó el proyecto «Educación Sexual Integral» y María Alejandra Vatrano, “Formación de competencias humanas en la universidad», una investigación del área de Pedagogía y formación docente.

“El viejo Aristóteles decía que todos los hombres desean por naturaleza conocer (…) y no cabe duda de que el objeto de la universidad es conservar, difundir y acrecentar el conocimiento. (…) Todo profesor universitario necesita investigar, más aún, debería estar ansioso, inquieto, si no puede hacerlo. La universidad necesita que todos sus profesores investiguen”, afirmó Ricardo F. Crespo, vicerrector de Asuntos Académicos de la Universidad Austral, investigador principal del CONICET y profesor del IAE Business School, en el marco de este primer ateneo.