La Escuela de Educación firmó un convenio de colaboración con Alata-Innovación, una organización ecuatoriana que se especializa en el diseño e implementación de programas de capacitación e intervenciones estratégicas de consultoría, apoyando a organizaciones e instituciones en su proceso hacia culturas inclusivas.

A partir de este acuerdo, la Escuela de Educación y Alata-Innovación impulsarán en la región, de manera coordinada, la Maestría en Dirección de Instituciones Educativas, dictada a distancia por profesores de la Universidad Austral, con el objetivo de promover la reflexión sobre la práctica profesional e implementar estrategias inclusivas en el ámbito educativo que lleven a generar y fortalecer habilidades requeridas en las aulas e instituciones educativas del siglo XXI.

Esta iniciativa utiliza el marco del Aprendizaje Sostenible como eje orientador del proceso formativo, centrándose en equipar a autoridades y docentes con las habilidades y el conocimiento que requieren para promover el aprendizaje y la participación de todos, a partir de la colaboración académica con la Universidad de Melbourne.

“Iniciamos un camino conjunto que sabemos dará muchos y muy buenos frutos en la capacitación y posgraduación de docentes de Ecuador, esta querida Nación hermana”, comentó la Dra. Mónica Prieto, decana de la Escuela de Educación, durante el evento.

“Con esta nueva alianza queremos, junto con los académicos de ALATA, desarrollar la investigación conjunta en el área de las instituciones educativas. Les agradezco enormemente, en nombre de la Escuela de Educación de la Universidad Austral de la República Argentina, hacer posible este desafío y apostar una vez más a la riqueza que supone el camino de la internacionalización”, agregó.

Por su parte, Ana Navarro, presidenta de Alata-Innovación, afirmó: “Desde ALATA abrazamos el cambio de la nueva educación y juntos ahora con la Universidad Austral, tenemos el firme compromiso de garantizar una educación de calidad para todos los docentes que busquen esos nuevos conocimientos que les permita ser los maestros responsivos del mañana para ser actores primordiales de la formación de los nuevos líderes del mundo”.

“La experiencia que nos dejan los días de confinamiento nos permiten reconocer que el rol del maestro es fundamental en la sociedad y que necesita de un soporte que le permita tener todas las herramientas para enfrentar con valentía los desafíos de los cambios en sus clases. Es primordial el estudio de nuevos métodos de enseñanza, pero sobre todo aprender a reconocer las capacidades de cada uno de nuestros estudiantes. El rol del docente líder permitirá a las Instituciones educativas contar con planes estratégicos para construir sociedades más justas y equipos de trabajo afines al cambio y la calidad”, concluyó.