Compartir

Lara Sesnich y Florencia Lanzotti son las emprendedoras detrás de Bioaqua, proyecto que resultó ganador del “Premio Emprendedor Austral ” que organiza la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Austral de Rosario a través de su Laboratorio de Innovación y Emprendimientos (LINE).

Con Bioaqua plantean el desarrollo de un polvo granular que absorba y ayude a mantener la humedad del propio suelo o del agua proveniente de las precipitaciones.

Según explicaron ambas, el producto no solo mejora la retención de humedad, sino que permite que el cultivo la absorba lentamente y a medida de sus necesidades, generando mejores condiciones para el crecimiento de la planta.

“Nuestras familias trabajan a partir del campo y somos conscientes de la falta de lluvias y de cómo este escenario afecta a la economía del país. Por eso pensamos una solución que sea rentable, un producto que se pueda aplicar al suelo y que esa poca agua que cae se pueda retener para mejorar su condición”, explicó Sesnich a Agrofy.

«Agua en polvo»: beneficios y potencialidades

La evaluación de costos fue un punto central del plan de negocios abordado por las estudiantes, quienes están prontas a recibirse de Licenciadas en Administración de Empresas. Frente a un panorama difícil en lo que respecta al rendimiento de los cultivos por las sequías, sabían que tenía que ser un desarrollo que a los productores les resultase económico a la hora de aplicar.

“El producto está basado en el poliacrilato de potasio, que es el componente que permite retener el agua, y también de ácidos húmicos y fúlvicos que van a aportarle esos nutrientes agregados a la planta para fortalecer su crecimiento”, explicó Lanzotti y destacó que al momento de hacer la investigación de mercado, encontraron que dicha composición ya se estaba aplicando en países como Hungría, aunque en forma líquida.

Si bien al principio pensaron en imitar este compuesto, luego se les ocurrió la idea de fabricarlo en formato de polvo granular para que se pueda aplicar con la misma máquina que hoy se usa para fertilizar los suelos. Según explicaron, el producto no se mezcla con el fertilizante, pero como puede usarse con el mismo dispositivo eso ya representa un ahorro significativo al bolsillo del productor.

«Pensamos en un producto que sea rentable y de fácil acceso”, indicaron las emprendedoras, que además de reunirse con expertos en la materia, recopilaron informes de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) para conocer en profundidad la realidad del sector.

Compartir
La Universidad Austral está entre las principales universidades del mundo con menos de 50 años y entre las más prestigiosas de América Latina, según QS World University Rankings.