Compartir

La gestión de Mauricio Macri, arrancó con un discurso público vinculado a los emprendedores, las inversiones extranjeras, el crecimiento empresarial y el recorte del Estado. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurrió en décadas anteriores, la opinión de la sociedad hoy parece contrastar con los ideales de los funcionarios de turno. Un estudio privado reveló que el 61% de la población prefiere “un país donde la mayor parte de las cosas las hace el Estado”, mientras que un 23% optó por las empresas privadas. Además, la hora de elegir entre un empleo publico y uno privado (a igualdad de condiciones), el 48% de la encuesta, optó por el publico.
La investigación fue hecha, en agosto de 2016, por el Centro de Estudios en Comunicación Aplicada (CECAP), de la Universidad Austral. Es un centro orientado a investigar, asesorar y capacitar, desde la investigación y la docencia universitarias, sobre cuestiones de comunicación pública. El estudio buscó sondear cuál es la opinión de la sociedad sobre el empleo público y el privado como ámbitos de trabajo; cómo ven a los empresarios y a los cuentapropistas y cuáles son las ventajas y desventajas de ambos tipos de empleo según los sectores socioeconómicos medios y bajos.
Entre las principales conclusiones del estudio, que incluyó grupos focales y encuestas telefónicas, el 53% respondió que la empresa pública le genera más confianza, como un promedio, en el que el 63% representó a los sectores mas bajos y el 44% al ABC1, En tanto, el 34%, en promedio, eligió a la empresa privada, elegida en un 41% por los sectores medios altos (C2C3).
Ante la consulta “¿Qué elegirías si tuvieras dos propuestas de trabajo exactamente iguales, pero una del sector privado y otra del sector público?”. La mayoría de los entrevistados optó por el empleo público.
“En la evaluación general, el sector público es un espacio que genera simpatía. Es descripto como un lugar donde el empleo se desarrolla de una manera más humana, el sector privado está asociado casi exclusivamente a la búsqueda de rédito económico, al lucro o ganancia”, explica el informe.
“En el empleo público se demandan resultados que no necesariamente tienen que ver con lo económico, y que, por estos motivos, se respeta más el desarrollo de la persona”. Además, está la percepción de que “los tiempos son otros”, por lo cual es más”relajado” y las exigencias son menores.
El sector público también se percibe con mayores posibilidades de estabilidad y tranquilidad. En cambio, en el sector privado, las principales críticas se asocian con la inestabilidad, los recortes y lo impersonal del trato humano. También está asociado a una mayor exigencia y mayor control. Los comentarios positivos, en este caso, se centran en la generación de “oportunidades”. Las personas que destacan el trabajo privado habla de él como fuente de progreso y de mayores ingresos.
Otras percepciones analizadas por el CECAP se refieren las ideas que tiene la población de lo que es una empresa, un empresario o un cuentapropista. “Si la empresa tiene pocos significantes positivos, el término empresario no tiene prácticamente ninguno”, consignó el estudio. “Se les recrimina su interés, su ambición por el dinero y su objetivo irreductible atado a la ganancia o el lucro”.
En cambio, el término “cuentapropista” es un héroe aspiracional, muy bien visto por casi la totalidad de los entrevistados. “En los jóvenes y en algunos sectores medios surge la condición de independiente/cuentapropista como modelo ideal. Para las personas que lo ven como una posibilidad próxima de futuro, se activa la dificultad de asumir un periodo de tiempo sin ingresos: quizás por este motivo, quienes tienen familia y mediana edad, son más reticentes a realizar el cambio”, según el estudio.

Fuente: Clarín

Compartir
La Universidad Austral está entre las principales universidades del mundo con menos de 50 años y entre las más prestigiosas de América Latina, según QS World University Rankings.