Compartir

Durante la cursada 2017, los profesores Bernardo de Elía, Hernán San Martín y Adrián Buscaglia propusieron a los estudiantes de la carrera de Ingeniería Industrial colaborar con el armado de estos generadores, como parte sus clases en la cátedra de Electrotecnia.

Este año, fueron los propios alumnos quienes donaron los materiales necesarios y armaron los equipos. En total son cinco los paneles solares que se fusionarán para generar un sólo equipo -más grande y robusto- para dar luz con mayor potencia a las comunidades de San Pedro que no tienen electricidad.

Esta iniciativa se realiza todos los años desde el 2015. El próximo 25 de diciembre, los profesores viajarán acompañados por Jaime Chevalier, un alumno de la carrera que participará del montaje eléctrico de los paneles en las aldeas de Misiones. Al mismo tiempo, y con el resto de los materiales de los equipos, recorrerán las aldeas Yabotí Mirí, Itzapí y Arroyo Anta para realizar el mantenimiento y la reparación de los generadores que fueron instalados en años anteriores.

El profesor Bernardo de Elía explica que “más allá de la instalación eléctrica no sea una necesidad básica, permite acortar los tiempos para que las necesidades más importantes se vayan supliendo. Por ejemplo, en la comunidad Yabotí Mirí -a la cual se accede luego de un recorrido de 30 kilómetros en jeep dentro del monte- el único celular con el que se contaba tenía que ser cargado a 14 kilómetros de la aldea en la chacra de un vecino criollo. Esta situación, que era un problema en casos de emergencia, fue solucionada cuando instalamos un panel allí”.

Tres años llevando luz a las comunidades

Entre 20 y 60 personas se verán beneficiadas con la instalación del panel. No sólo les amplía la cantidad de horas de luz y genera la congregación de diferentes familias y aldeas, sino que al mismo tiempo es un aporte significativo a la alfabetización que lleva a cabo la organización Palabras del Alma.

Tres años atrás, la entidad inauguró dos bibliotecas populares en la zona y solicitó la colaboración de los tres profesores de la Universidad Austral -también comprometidos con este proyecto en la Escuela Superior Técnica del Ejército- para resolver el problema de falta de luz. Ya han generado electricidad para tres aldeas: En Yabotí Mirí instalaron un panel con 300W de potencia (10 luces y 3 enchufes), en Itzapí instalaron otro de 1000W de potencia (10 luces y 2 enchufes) y en Arroyo Anta un último de 150W de potencia (10 luces y 2 enchufes).

“A la hora de educar en las bibliotecas y escuelas rurales de la zona, tener luz eléctrica no solo facilita las lecciones y el uso de herramientas digitales, sino también es una comodidad más que incentiva a conseguir maestros rurales que puedan instalarse durante la semana en la aldea”, manifiesta De Elía.

“Estos y otros beneficios se van apreciando al pasar de los viajes realizados. Por último, y no por eso menos valiosa, es la recompensa que generan los días de trabajo intensivo con un objetivo claramente provechoso para el prójimo”, concluye el docente de la Facultad de Ingeniería.

Fuente: Primera Edición

Compartir
La Universidad Austral está entre las principales universidades del mundo con menos de 50 años y entre las más prestigiosas de América Latina, según QS World University Rankings.