Álvaro Liuzzi, periodista e investigador argentino, fue profesor visitante en la FC, durante octubre y noviembre. Liuzzi se ha especializado en los últimos años, no sólo en la investigación, sino también en el desarrollo de propuestas periodísticas digitales innovadoras de documental transmedia. Sus trabajos Malvinas/30 y Proyecto Walsh son considerados pioneros en la incorporación de recursos digitales para la participación de las audiencias.

Como parte de su estancia, se organizaron espacios de intercambio con profesores, investigadores y alumnos de grado y posgrado en los que compartió sus ideas, proyectos y las tendencias de la comunicación digital.

– ¿Cómo llegaste al mundo de los documentales transmedia?

Llegué a los documentales transmedia básicamente por experimentación, por una inquietud personal de comenzar a trabajar con el contenido de una forma que no había visto hasta el momento en la web. En ese momento era 2010. Lo marco como un punto de inicio en el camino de los documentales transmedia porque fue el año en el que realicé Proyecto Walsh que fue un proyecto digital que recreó la investigación de Rodolfo Walsh Operación masacre en tiempo real, 56 años después y a través de distintas plataformas digitales. Luego vinieron, en 2012, Malvinas 30; en 2013, el proyecto Voto 83 para el diario La Nación y este año el proyecto 70 Octubres realizado desde la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata.

-¿Qué beneficio encontrás en este tipo de productos?

Creo que son muy atractivos desde lo conceptual porque abarcan un abanico de producciones, realizaciones, plataformas y dispositivos de consumo que realmente hoy los usuarios perciben. Pueden cubrir un mismo hecho, un mismo tema, a través de diferentes lenguajes y plataformas. Es mucho más abarcativo, pensando en las oportunidades de producción mediática que abren, y sobre todo, pensando también en lo atractivo de presentar ese material para audiencias que están cada vez más atomizadas, que son itinerantes, que consumen contenido en todo momento y todo lugar. Realmente hacen foco en la convergencia.

-¿Qué pros y contras ves en la dirección que va tomando el desarrollo de la tecnología en relación con la comunicación? 

Creo que entre los pros marcaría el escenario que se ha abierto para la experimentación en lenguajes, en narrativas y en dispositivos. Sobre todo, hablando desde la creación de contenidos de la comunicación y desde el periodismo en particular. En las contras, quizás marcaría que todavía no se ha encontrado un modelo de negocio, un estilo de venta publicitaria estandarizado. Por un lado, es algo atractivo porque está eso por “hacerse”, pero genera un montón de incertidumbre y pone en crisis modelos más antiguos de producción, de consumo y de venta, que hasta hace poco tiempo estaban muy afianzados. Eso genera un impacto que se siente y que se va a seguir sintiendo en la industria del periodismo y en la industria de la comunicación.

-Contenido y narrativa. ¿Qué importancia tienen hoy en la construcción del mensaje?

Siempre digo que los que hemos trabajado en la industria de la comunicación y del periodismo en relación con la tecnología, durante la primera década del siglo XXI, hemos escuchado que el contenido era el rey. Me gusta decir que si el contenido era el rey, hoy estamos asistiendo a que la narrativa es la reina. Creo que hoy es tan importante lo que se dice, el contenido, como la forma en la que se dice.

Hay una concepción bastante interesante en el último libro de Henry Jenkins, Spreadable media, en donde él explica el contenido como tal. Durante el siglo XX, el “contenido” cobraba sentido básicamente por ese concepto, por estar “contenido” en los medios de comunicación que eran el envase. Hoy los contenidos cobran mayor sentido cuanto más lejos pueden expandirse, cuanto más lejos puede llegar para ir a buscar a sus audiencias. Creo que en ese concepto, en esa expansión de los contenidos cobra un sentido muy importante la forma. Lo hemos estado viendo durante estos últimos años con la explosión de lo que son nuevas narrativas, visualización, periodismo de base de datos, narrativa transmedia, contenido en video, contenidos long-form de largo formato. Una explosión de formato, de narrativas, de lenguajes, que creo que está marcando un poco el presente, el futuro cercano y el mediano plazo de lo que es el periodismo en la era digital.

-¿Cuáles pensás que son los próximos pasos en este desarrollo? ¿Hacia dónde vamos? 

Es una pregunta compleja. Creo que una de las tendencias más interesantes que se va a ver marcada durante el 2016 es todo lo que tenga que ver con video, dispositivos móviles y realidad virtual. La producción de los videos en 360°, la experimentación de la narrativa audiovisual en ese campo, creo que tiene mucho por explorar. De alguna manera estamos en una etapa muy similar a los inicios del cine cuando se hicieron las primeras filmaciones clásicas de los hermanos Lumière, heredando la estética de la fotografía: la cámara fija, filmando lo que sucedía por delante, la salida de los obreros de la fábrica, la llegada del tren a la estación. Un medio que heredaba la estética del medio anterior, la fotografía, y la estaba reproduciendo, la estaba copiando. Le llevó años al cine encontrar sus propias narrativas y sus propios cánones. Hoy, con un vértigo mucho mayor, va a pasar algo muy similar. Vemos los primeros videos en 360° que están copiando estéticas de la web, de la televisión y creo que hará falta algunos meses, sino años, para que este nuevo lenguaje, este nueva forma de contar historias, adquiera sus propios cánones, sus propias narrativas para establecerse como un formato en sí, que deje la experimentación para transformarse en algo establecido y en algo estándar. Quitándole la negatividad del término, en algo masivo, que llegue al mainstream y que no quede solo en un grupo pequeño de experimentadores.

Sus proyectos:

70 Octubres, cuenta en tiempo real el nacimiento del peronismo y los eventos que tuvieron lugar a partir del 17 de octubre de 1945.

Proyecto Walsh : propone reconstruir el proceso de investigación que el periodista argentino Rodolfo Walsh llevó adelante entre 1956 y 1957 y que culminó con la publicación del libro Operación Masacre. Incluye una web, biografías de las víctimas del fusilamiento que se relata en el documental, una galería fotográfica, una línea de tiempo con los principales eventos geolocalizados con Google Maps y una cuenta de Twitter a través de la cual el mismo Walsh relataba en tiempo real los avances de su investigación.

Malvinas30 : con una dinámica similar propone revivir las instancias de la guerra que enfrentó a Argentina y Reino Unido por las Islas Malvinas en 1982.