Pilar Planells, alumna de cuarto año de la FC, viajó durante el primer semestre de este año a España, donde realizó un intercambio académico en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. A poco tiempo de regresar a Buenos Aires, fue seleccionada para realizar una práctica profesional en marketing y ventas del start up de una empresa holandesa, en Rotterdam.

Feliz y nerviosa, relata los detalles de una experiencia que le abrió las puertas del mundo y que se la volvió a llevar a Europa.

¿Dónde hiciste el intercambio? ¿Te gustó la experiencia? 

Hice mi intercambio en  la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. La experiencia fue increíble, me ayudó a crecer mucho tanto en lo profesional como en lo personal. En cuanto a lo educativo, fue muy interesante poder aprender el enfoque que dan las universidades españolas al marketing y a la publicidad. Me ayudó a adquirir  una perspectiva más amplia dentro de un área en la que busco desarrollarme.

En lo personal, me encantó interiorizarme en la cultura española y a su vez conocer gente de todo el mundo con quienes pude compartir costumbres. A su vez, me dio la posibilidad de conocer muchos lugares nuevos tanto en España como en Italia,  Francia, Alemania, República Checa y Croacia, entre otros.

Recomiendo esta experiencia a todos los alumnos. No sólo aprendí mucho en la facultad, sino también en el día a día, descubriendo nuevas personas y lugares. Ya sea en  España o en cualquier lugar del mundo,  la posibilidad de vivir 6 meses en otro país te hace crecer y aprender muchísimo.

¿Cómo conseguiste el trabajo en Holanda y en qué consiste?  

Estoy trabajando en una nueva empresa holandesa llamada HousingAnywhere.com como Country Manager de Latinoamérica. Mi tarea consiste en expandir la plataforma en Argentina, Perú, Chile, Colombia y México trabajando desde sus oficinas centrales en Rotterdam, desde agosto hasta enero de 2014. 

HousingAnywhere.com  es una plataforma de estudiantes que busca facilitar el alojamiento para aquellos alumnos que deciden irse de intercambio.

Me interesé muchísimo por el proyecto debido a que tuve dificultades  a la hora de encontrar un cuarto en Madrid. El alojamiento a corto plazo para alumnos internacionales es un problema global y me pareció una iniciativa genial por lo cual decidí aplicar a su búsqueda laboral.

Pocos días después, tuve una entrevista en la que me preguntaron sobre mi experiencia durante el intercambio y pudimos debatir sobre distintos temas. Tras un mes de entrevistas, finalmente fui seleccionada para trabajar con ellos.

El ambiente laboral es excelente y lo que más disfruto es el compromiso que tienen  con la causa. Actualmente, trabajan con 72 universidades en todo el mundo para poder facilitar la oferta y demanda de viviendas a alumnos que deseen realizar la experiencia de vivir en el exterior.