Compartimos con ustedes las palabras de la Mag. María Victoria Brunelli, en el acto de cierre de operaciones del Hospital Solidario COVID Austral.

“El Hospital Solidario Covid Austral fue la clara conciencia de una tarea que Dios puso en nuestras manos: poder asistir a los más necesitados, en esta pandemia. Sin dudas, cada uno de los integrantes del Hospital Solidario puso lo mejor de sí por cada paciente, por cada familia y por el equipo de trabajo.

Pero lo que no nos esperábamos era que, tal vez, los necesitados fuéramos nosotros. Creo que todos necesitábamos vivir el clima del “Solidario”, lo que -sin querer- empezamos a llamar la “mística del Solidario”; porque la pandemia puso de pie nuestra llamada vocacional. No mentiría si dijera que cada uno de nosotros volvió a cuestionarse por qué había elegido trabajar en salud. Y aquella llama, que quizás en algunos casos se había apagado o estaba ahogada por algunas cenizas, volvió a revelar  ese deseo para el que nos formamos.

¿Qué tuvo de especial este Hospital? Su ADN, su esencia: ser solidario. Y eso, lo hizo más especial. Es que ese ADN de la solidaridad actuó como un ente contagioso, que supo sacar lo mejor de cada uno. Y el contagio se fue dando, en primera instancia, en las ganas de soñar, y luego, se reflejó en las ansias por ayudar, estar, acompañar, consolar, animar, cuidar y, también, curar.  Ojalá, eso se multiplique en nuestro país, en este momento, más que nunca.

En esta foto, estamos algunas de las caras visibles de este proyecto, pero fue increíble la cantidad de gente que puso su grano de arena. Y sin ese grano de arena, la playa del mar no sería la misma.  Sin el aporte de cada uno, desde su lugar, no hubiésemos cumplido nuestra misión. A todos ellos: ¡GRACIAS!

Tal vez sin buscarlo, encarnamos la misión de esta Universidad, en la que está inserto también el Hospital Universitario Austral: servir a la sociedad en un momento en que lo necesitaba, intentando ahogar el mal, en abundancia de bien; el miedo, en contención; la soledad, en compañía; el egoísmo, en generosidad; las adversidades, en oportunidades. ¡Lo pusimos todo, lo dimos todo! Y estamos felices, porque la felicidad está en darse, en el amor, y el amor se concreta en el servicio.

Paradójicamente, este año fue declarado como “Año Internacional de la Enfermería”, justamente como una forma de hacer más visible nuestra profesión, en respuesta a la escasez de profesionales a nivel mundial. En ese sentido, creo que en este hospital fuimos visibles; ofreciendo, en el detalle de lo invisible, un cuidado de alta calidad humana y profesional; centrándonos en el pacientes y su familia.

Quiero hacer un agradecimiento especial, de corazón, a todo el equipo de Enfermería de la Universidad y del Hospital, que pusieron el hombro, el conocimiento y la profesión, de pie, este año. Hoy más que nunca podemos estar orgullosos de ser enfermeros.

Gracias, también, a todos los que trabajaron en el Hospital Solidario. A los profesionales y al personal de apoyo, gracias por compartir con nosotros sus miedos, sus cansancios, sus angustias y sus alegrías. Gracias por hacernos sentir equipo, gracias por ayudarnos a encontrar la solución a cada problema que surgiera. Gracias por haber respetado la tarea de cada uno; por haber trabajado, siendo un equipo interdisciplinario; por haber salido agotados de cada guardia y haber vuelto, al día siguiente, con los mismos miedos que antes, las mismas incertidumbres, pero conscientes de que teníamos una misión.

Un agradecimiento especial a todos los pacientes que pasaron por nuestras manos, y a sus familias. Palpamos con ustedes que hay un Dios y que por más que pongamos todo lo humanamente posible no somos dueños de la vida.

Por último, gracias a la Universidad por haber confiado en nosotros. Gracias a nuestras familias que supieron sostenernos en todo este tiempo; sin ustedes no lo hubiésemos logrado. Y gracias a Dios por habernos dado la posibilidad de servir y de hacer, de este modo, una Argentina mejor”.


Mag. María Victoria Brunelli

Directora de Enfermería del Hospital Solidario COVID Austral y profesora de la Escuela de Enfermería de la Universidad Austral.