Atraer y Retener el Talento Estratégico


Por: Omar Rodríguez y Julio Marolla

El gran ARTE de las organizaciones modernas

Una de las tareas específicas de una universidad es anticipar lo que va a venir. Educar es preparar personas para escenarios futuros. Las organizaciones también deben estar preparadas para entender el futuro, y más precisamente, para entender a la gente del futuro: sus futuros clientes, accionistas y empleados. Hoy abundan los estudios sobre las nuevas generaciones que se van incorporando al mercado laboral. ¿Están las organizaciones preparadas para responder a las expectativas y sensibilidades de los nuevos talentos? Por el momento parece que no. Así lo demuestran la alta rotación, el escaso compromiso de los más jóvenes y la fuga de talentos hacia nuevos emprendimientos.

En la Universidad Austral estamos investigando sobre cómo va a evolucionar el trabajo en los próximos 50 años; más precisamente, sobre cuáles serán las motivaciones profesionales de las  generaciones que se irán incorporando al mercado laboral.  Todo parece indicar que el trabajo va dejando de ser un simple modo de subsistencia para convertirse en una experiencia que debe ser en sí misma gratificante y atractiva. Los sicólogos hablan de experiencias óptimas para referirse a esas actividades que generan una especial gratificación.  En todos los órdenes de la vida cada vez resulta más determinante la calidad de la experiencia que cualquier otro beneficio que se nos pueda ofrecer. La gente al consumir ya no busca tener sino acceder a una nueva experiencia. Lo mismo ocurre ya con el trabajo.  ¿Cuáles son las gratificaciones que las nuevas generaciones buscarán en sus trabajos? A nuestro entender son básicamente dos: vivir el trabajo como una experiencia de superación y aprendizaje o trabajar por una causa que aporte significado a sus vidas. talento

Para movilizar a los jóvenes hay que desafiarlos o conmoverlos. Hay que ofrecerles la oportunidad de superarse y crecer, o comprometerlos en una causa que los haga sentirse protagonistas de un mundo  mejor.  Es sugerente, en este sentido, comprobar como las organizaciones non profit se están transformando en una alternativa profesional cada vez más seductora para los nuevos talentos.

Las organizaciones serán atractivas para las nuevas generaciones en la medida en que trabajar en ellas suponga una experiencia de continuo aprendizaje y crecimiento, que la vez se viva como una contribución significativa para la sociedad. La gente quiere sentirse hábil, pero también quiere sentirse útil. Quiere crecer, pero también quiere sumar.

La Talent Retaining Scale. Un nuevo instrumento para una nueva manera de entender el trabajo

Cómo diseñar entornos y dinámicas laborales que conviertan el trabajo estratégico de una organización en una experiencia de superación y significado como de la que venimos hablando. La TRS mide las competencias organizacionales en torno a estos dos drivers motivacionales. La sicología moderna ha operacionalizado ambas experiencias a través de los dos constructos evaluados por esta escala: flow y calling.

Se entiende por flow el trance en el que entran las personas cuando una actividad desafía atractivamente sus habilidades. La persona se estimula porque ve una oportunidad para desplegar sus fortalezas y hacerse más fuerte. Cuando el trabajo ofrece oportunidades para fluir, las personas aprovechan al máximo sus capacidades, aprenden nuevas habilidades y logran un mayor involucramiento con sus tareas. Talento Humano

La motivación vinculada al calling tiene que ver en cambio con la experiencia de ser parte de algo significativo y útil para la sociedad. El trabajo aporta así sentido a la vida, el trabajador se siente más integrado con el mundo y mejor persona. Aquí el vínculo es sobre todo con la misión e integridad de la organización más que con la actividad que se tiene entre manos. Las personas con calling adquieren un alto compromiso e identificación con la empresa y se transforman en pilares del clima organizacional.

Parece fácil comprender los enormes beneficios que puede reportar para una empresa tener empleados altamente comprometidos con sus tareas y muy identificados con la organización. Sin embargo, el punto está en cómo mejorar estos estándares de motivación. La TRS ofrecerá a las organizaciones una evaluación de mucho interés para proyectar sus fortalezas y debilidades a la hora de diseñar trabajos verdaderamente atractivos y que capitalicen el talento de sus empleados.

Omar Rodríguez y Julio Marolla