Discurso social sobre empleo público y privado en Argentina: contrastando al círculo rojo


Por: CECAP

El siguiente informe, elaborado por el Centro de Estudios en Comunicación Aplicada (CECAP) de la Escuela de Posgrados en Comunicación (EPC) de la Universidad Austral, tiene como objetivo realizar un aporte a la comprensión del debate sobre el empleo en Argentina.

¿Cuál es la opinión de la sociedad argentina sobre el empleo público y el empleo privado como ámbitos de trabajo? ¿Cuáles son las percepciones sobre ellos? ¿Cómo se ve a los empresarios y a los cuentapropistas? ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de trabajar en el Estado, y cuáles las del empleo privado según los sectores medios y bajos?  Estas cuestiones serán abordadas en las siguientes páginas desde una perspectiva cualitativa y cuantitativa.

empleo

Esta publicación se enmarca en un proyecto de mayor envergadura destinado no sólo a la investigación del discurso público, sino también de las agendas sensibles. El CECAP define de este modo a aquellas agendas del debate público que son zonas de conversación intensa e impactan en la configuración institucional, las prácticas sociales y los valores de trasfondo de una comunidad. Las agendas sensibles se componen de teorías, vocabulario (palabras permitidas y prohibidas) y prácticas sociales; son promovidas y custodiadas por activistas o referentes; y afectan a determinados ámbitos, tanto territoriales —como un país o región— como conceptuales —una industria, unas instituciones—. Cuando la conversación pública aborda estas arenas movedizas se debe caminar con especial cuidado, porque los errores activan la crítica de los promotores de la agenda en cuestión y, frecuentemente, se despliega una onda expansiva que golpea a públicos concéntricos.

Dentro de las agendas sensibles, podemos dividir entre “establecidas” y “emergentes”. Estas últimas son tendencias sociales latentes o incipientes cuyo desarrollo redundará en importantes reconfiguraciones de las relaciones, estructuras e instituciones, habitualmente consolidando un proceso de cambio social que activa un nuevo sistema de consensos y disensos, y, por lo tanto, nuevos paradigmas de juicios morales y distribución del crédito público. Las agendas evolucionan y se entrelazan en el debate público activando diversas dimensiones, desde intereses circunstanciales o sectoriales, hasta representaciones sociales profundas, que expresan perspectivas ideológicas y axiológicas.

Conocer los matices de las agendas sensibles es fundamental para abordar debates complejos. La configuración y promoción del empleo está en el centro de las preocupaciones, tanto en el país como en el mundo. En este sentido, los argentinos hemos tenido, en las últimas décadas, visiones encontradas sobre el rol del Estado y del sector privado en general. Manuel Mora y Araujo sustenta en sus trabajos que Argentina ha pasado de una sociedad mayoritariamente privatista —desde la mitad de la década del 80 hasta fines de los 90— a una primordialmente estatista, a partir de la década del 2000 en adelante (Mora y Araujo, 1991; 2011:29).

Este proceso inicia un nuevo capítulo a fines del año 2015, con el gobierno de Mauricio Macri y la alianza Cambiemos, que trae aparejado un nuevo discurso público, en contraste al gobierno anterior, donde se destaca el rol de las inversiones extranjeras y el sector privado como el factor dinamizador del eventual despegue económico del país. Pasando por la “lluvia de inversiones”, “el segundo semestre” y el “mini-Davos argentino”, se promueve un léxico y unas representaciones propias del mundo privado y empresario (Vommaro, 2017:309-316). A su vez, el Estado se configura como una institución que debe mejorar su eficiencia y reducir el “exceso” de empleados públicos. Fernández Pedemonte se refiere al uso del “lenguaje liviano del management” al referirse al discurso del nuevo oficialismo: “los primeros discursos de Macri como presidente introducen en el lenguaje político el discurso del outsider, del ingeniero y empresario que entiende la política como gestión profesional de operaciones y procesos. Y de una conducción al estilo de lo que el management predica sobre el liderazgo y el trabajo en equipo” (2016:9); “es un lenguaje más usual en los directivos de empresas que en los políticos” (2016:11).”

Los diversos paradigmas de enunciación pertenecen a una discusión sobre el significado de lo público y lo privado, que lleva directamente a la pregunta acerca de las representaciones sociales sobre el Estado y sus funciones. En nuestras investigaciones, el Estado es asociado mayoritariamente de forma positiva con “lo de todos”, como un espacio común de solidaridad pública. Por lo tanto, trabajar en el Estado o para el Estado significa hacer algo para todos, cumpliendo una finalidad loable y sin fines de lucro (altruista o solidaria). En el relevamiento cuantitativo realizado en la Provincia de Buenos Aires en agosto de 2016 pudimos confirmar esta noción inicial procedente de los grupos focales, a través de dos preguntas específicas:

  1. ¿Ud. cree que es preferible un país donde la mayor parte de las cosas las hace el Estado o las empresas privadas?
  2. Y, en general, ¿a usted qué le genera mayor confianza, una empresa pública o una empresa privada?

El 61% de la población encuestada prefirió un país donde la mayor parte de las cosas las hace el Estado, mientras que un 23% optó por las empresas privadas. Por su parte, el 53% respondió que la empresa pública le genera más confianza, y el 34% eligió la empresa privada.

En este contexto, forma parte de los logros reconocidos a los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner haber alcanzado una tasa de desempleo de un dígito y ya desde la campaña para la segunda vuelta presidencial del 2015 se comenzó a proyectar un marco de fuerte “ajuste” sobre la gestión de Mauricio Macri. En el centro de este debate, que atravesó todo el 2016 y se transformó en el eje narrativo de la oposición (“votá contra el ajuste” o “estamos aquí para hacerle frente al ajuste”) se ubica el tema del empleo, con lo que implica para el déficit fiscal, las inversiones privadas, la reforma laboral.

Por otro lado, el imaginario social vinculado con lo público y lo privado atraviesa las concepciones sobre la función del Estado en la sociedad, y el modelo económico y de desarrollo para el país. Todo esto lleva a que profundizar en el estudio de las percepciones y el discurso social sobre el empleo público y el empleo privado en Argentina sea una necesidad de caras a la calidad del debate que como sociedad tenemos por delante.

Imagínese la siguiente situación. Usted recibe dos ofertas laborales. Las dos son de su área de interés. Ambas tienen iguales remuneraciones, idénticos horarios y quedan a la misma distancia de su casa. La única diferencia entre ellas es que una es para el sector público y la otra para el sector privado. ¿Cuál de las dos elegiría?”

Partimos de algunas preguntas disparadoras y vimos la necesidad de entender la mentalidad de diferentes grupos y sus preferencias. ¿Ante iguales condiciones, los entrevistados elegirían un empleo público o un empleo privado? ¿Cuáles son los incentivos que operan en su decisión? ¿Qué nociones tenían sobre el trabajo en cada sector? ¿Cuáles son las valoraciones que tienen sobre el sector público y el sector privado? ¿Cuáles son las ideas, nociones y conceptos que se desprenden de este debate y qué significado tienen? ¿Qué lugar ocupa el empleo independiente o autónomo dentro de este debate? De esta manera, buscamos ir a fondo sobre nociones vinculadas a la empresa, el empresario, el Estado, lo público y lo privado, y el cuentapropista, trabajador independiente o emprendedor.

Para ver el informe completo acceder al siguiente archivo:

Informe CECAP – Discurso social sobre empleo público y privado en Argentina: contrastando al círculo rojo