Creatividad 2.0: la creatividad social


Por: Ana Jorge Artigau

Ana Jorge, profesora de la Escuela de Posgrados en Comunicación y alumna del Doctorado en Comunicación, investiga sobre el desarrollo de la creatividad, sus metáforas y las posibles (y necesarias) rupturas con las concepciones individualistas del proceso creativo.

 

¿Qué es la creatividad?

Esta es la pregunta más difícil, dado que no tiene una respuesta clara. La creatividad es un término relativamente nuevo en nuestro vocabulario. Este hecho parece contra intuitivo cuando consideramos la cantidad de veces que lo usamos en nuestra vida diaria. La realidad es que hay más de una manera de definir a la creatividad, lo cual es signo de su complejidad. Académicos en el campo nos invitan a tomar tiempo para pensar realmente qué es la creatividad, y cuáles son los valores que asociamos al concepto de forma más crítica. Cuando consideramos este hecho, nos damos cuenta de lo peligrosa que resulta la propuesta de implementar la creatividad en distintos ámbitos de nuestra vida, sin saber que significa.

 

¿Cuál es la alternativa al romper con las metáforas tradicionales de la creatividad? ¿Qué implica romper  con la creencia de que la creatividad tiene que ver con una “lamparita encendida” o con el poder pensar “fuera de una caja”?

Ir en contra de ambas metáforas implica un punto de inflexión o de partida para pensar a la creatividad. La alternativa a una lamparita que se prende de forma instantánea como un acto de magia, implica pensar a la creatividad como el resultado de un esfuerzo sostenido a lo largo del tiempo. No es magia, sino mas bien la capacidad de desarrollar una impronta personal de trabajo de forma constante. Si bien hay momentos de pensamiento espontáneo, éste debe ser entendido dentro de un proceso más extenso. De la misma manera, entender a la creatividad como un proceso que implica pensar “dentro de la caja” es un cambio radical de perspectiva. La caja implica nuestros modos cotidianos y ordinarios de pensamiento. La creatividad puede ser el resultado de este tipo de esfuerzo rutinario que produce, como resultado, un producto innovador. La creatividad es entonces pensar dentro de nuestros límites cognitivos habituales, que son producto de un trabajo constante dentro de un espacio temporal extendido.

 

¿Cuáles son las tendencias actuales en el campo de la creatividad? ¿Qué implicancias tiene este cambio con respecto a la enseñanza de la creatividad y la ética de su implementación?

Existe, en la actualidad, una creatividad 2.0. La idea detrás de este nueva corriente es desafiar una perspectiva individualista de la creatividad, que es tradicional en el campo. Se trata de extender nuestro marco conceptual con el fin de entender a la creatividad desde una perspectiva social, que pone el énfasis en el contexto donde el individuo se desarrolla. La pregunta principal que persigue este movimiento es de dónde surge la creatividad. Este enfoque propone ver los fenómenos estudiados como el resultado de un esfuerzo grupal. Dentro de este contexto, es muy importante enseñar a nuestra generación más joven que la creatividad va en contra de las tendencias individualistas de nuestra realidad. La gran lección a adquirir es que siempre hay un proceso grupal para que haya creatividad. Nuestra especie, a diferencia de Dios, no tiene la capacidad de crear de la nada. Creamos a partir de lo que nos rodea. Este cambio de perspectiva es un paso responsable del campo, dado que le saca las exigencias ideáticas al individuo.

 

¿Cómo vincularías la comunicación con el proceso creativo?

El modelo sociocultural pone el énfasis en ir más allá de individuo para entender a la creatividad. Esto implica tener una perspectiva más compleja y completa del proceso de creación. Es, dentro de este contexto, donde la relación entre el signo y el hombre es esencial para entender la creatividad. La relación que un hombre establece con un dispositivo es la base para poder definir el concepto de medio. Esta simbiosis permite al individuo exteriorizar sus procesos cognitivos, donde la creatividad es un motor esencial. Uno podría decir que los medios son la base para crear y dialogar con el contexto. Considerando este hecho, la comunicación tiene mucho que enseñar al campo de la creatividad.

 

Ana dictará en la EPC el curso online “Desarrollando una conciencia creativa“, para aquellos interesados en continuar con el estudio de esta temática.

Más información:

Admisiones EPC
admisionesepc@austral.edu.ar
005411-5239-8000 int. 8347