La Escuela de Educación celebró la graduación de 40 Licenciados en Organización y Gestión Educativa, 55 Profesores Universitarios para el Nivel Secundario y Superior, 8 Especialistas en Dirección de Instituciones Educativas y 2 nuevas magísteres en Dirección de Instituciones Educativas, Ana Cecilia Cánovas Campañ y Diana Lía Di Croce.

La ceremonia, que se realizó en el Campus de Pilar, estuvo presidida por el vicerrector de Asuntos Académicos de la Universidad, Dr. Ricardo Crespo, que integró el estrado junto a la directora de Estudios de la Escuela, Especialista María Susana Urrutia; el secretario académico de la Universidad, Dr. Julio Durand; y la decana de la Escuela, la Dra. Mónica Prieto.

Dirigiéndose a los nuevos graduados, la Dra. Prieto sostuvo: “Cuando los directivos se ocupan de lo pedagógico en sus instituciones logran que ellas se conviertan en ámbitos agradables, donde cada miembro encuentra su lugar y se siente parte de un proyecto de perfeccionamiento. Los docentes forman equipos de trabajo, los alumnos se convierten en el centro y su crecimiento en el sentido de toda la tarea pedagógica”.

En relación con los flamantes profesores, la Decana alentó la nueva tarea: “Los felicito por acercarse a la docencia desde sus profesiones, tienen una gran tarea por delante y un gran compromiso con sus alumnos. Se van de aquí con elementos suficientes y con la capacidad de reflexionar sobre cada uno de los eventos que vivirán dentro y fuera del aula”.

“Luchen por sus ideales, quieran a sus alumnos y a sus equipos de trabajo, sean buenos compañeros, compartan el saber…todo esto les asegurará el éxito. No bajen los brazos cuando no se sientan valorados por nuestro querido y complejo sistema educativo… Busquen la excelencia en el ámbito donde trabajan y disfruten del crecimiento de quienes los rodean: compañeros de trabajo, equipos, alumnos. Los invito a seguir formando parte de nuestra comunidad académica, ya ahora como graduados Austral”, concluyó.

Durante la ceremonia, el Dr. Julio Durand, exdecano de la Escuela, tomó la palabra para despedir a los profesores, licenciados, especialistas y magísteres y reflexionar acerca de los desafíos de los equipos directivos en el siglo XXI.

“Una de las cosas más difíciles de aceptar para muchos directivos es que serán juzgados no por lo que ellos consigan sino por lo que sean capaces de realizar los miembros de su equipo o institución”, sostuvo. “Su principal tarea es por lo tanto fomentar los mejores esfuerzos de todos los que lo acompañan en la gestión. Como líder, ha de ser consciente de que no se trata de conseguir cualquier tipo de resultados ni a cualquier precio, sino de promover una clase concreta de comportamientos”.

Y siguió reflexionando: “La dimensión de liderazgo en la dirección de instituciones educativas no suele alcanzar el plano institucional-moral. Se confunde la autonomía profesional y la libertad personal con la imposibilidad de aprendizajes y cambios en la estructura motivacional de las personas. Ciertamente se sabe que esos aprendizajes escapan a todo tipo de manipulación y que siempre dependen de la voluntad, de querer aprender realmente”.

Al concluir, se dirigió a los nuevos egresados: “Al terminar esta etapa en la Universidad Austral, espero que junto a la satisfacción por el logro personal alcanzado, hayamos sembrado también la inquietud de abordar las tareas docentes y directivas con un compromiso profundo con las personas e instituciones con las que nos toca interactuar”.

“Es este auténtico liderazgo el que hemos propuesto como nueva dimensión en el trabajo de los verdaderos directivos escolares”, finalizó Durand.

Descargar AQUÍ al texto completo de la última clase del Dr. Julio Durand.