Foto Oscar GhillioneOscar Ghilliione, graduado del Profesorado universitario para nivel Secundario y Superior de la Escuela de Educación, fue designado director ejecutivo del Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET).

Este organismo, dependiente del Ministerio de Educación Nacional, busca regular y ordenar la educación técnico profesional en el nivel Medio y Superior no universitario del Sistema Educativo Nacional y la formación profesional.

Tal como señala Oscar, como director ejecutivo, su principal objetivo está relacionado con el fiel cumplimiento del propósito del Instituto: que la Educación Técnico Profesional sea un derecho accesible para todo habitante de la Argentina y que se haga efectivo a través de procesos educativos, sistemáticos y permanentes.

-¿Qué significa para vos este nombramiento y cuáles son tus principales desafíos? 

Significa una gran responsabilidad. Los principales desafíos son: acercar las políticas educativas de educación técnico profesional de manera inteligente e inclusiva a los contextos más postergados de nuestro país y lograr una mayor articulación entre educación y trabajo de manera de promover mayores oportunidades de desarrollo personal y comunitario en nuestra sociedad.

-¿Cuál es tu visión de la educación actual en la Argentina?

Creo que la educación necesita de un plan a largo plazo construido con el aporte de todos los sectores de la sociedad. Este plan precisa tener metas claras, alcanzables y que estén apoyadas en un planeamiento fiscal responsable. Si esto se logra, tenemos la oportunidad de cumplir realmente con la deseada educación de calidad, inclusiva e innovadora de cara a los desafíos del siglo XXI.

-¿Cuales son tus planes de desarrollo al largo plazo?

Contribuir a mejorar la educación del país, comenzando por aquellos que hoy no gozan plenamente del derecho a la educación.

Oscar, además, es licenciado en Administración (UADE), MBA (UCEMA), diplomado en Dirección de Empresas (U Comillas), y posee una especialización en Políticas Educativas (UTDT).

Tiene amplia experiencia en el desarrollo de proyectos sociales y educativos desde el ámbito civil, por lo que recibió el premio “Emprendedor Social del Año 2015” brindado por EY y el premio “Abanderado de la Argentina Solidaria” en 2016.

En 2016 la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires destacó el trabajo que realiza Enseña por Argentina, organización que lideraba en apoyo de la educación pública.

Vive en Buenos Aires, está casado con Luz y es padre de cuatro hijos: Oscar, Francisco, Pedro y Lucas.