Compartir

Un informe de la Universidad Austral saca a luz la relación entre las edades de los equipos y las posiciones obtenidas. ¿El fin de un mito?

El licenciado Sebastián Blasco, director del primer Curso de Psicología del Deporte de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral realizó un informe que saca a luz la relación entre las edades de los equipos y las posiciones obtenidas. ¿El fin de un mito?

Entre sus principales conclusiones destaca que:

  • “Las dos veces que Argentina salió campeón fueron con equipos con un promedio de edad por debajo de los 27 años, que además estuvieron por debajo de los promedios de edad de cada mundial”.
  • “La edad promedio de todos los planteles argentinos de todos los mundiales ha sido de 27,04 años, es decir ha estado por encima del promedio histórico de todos los equipos de todos mundiales que ha sido de 26,80 años”.
  • “De los 17 mundiales que participó Argentina, contando el mundial de Rusia 2018, en 12 oportunidades ha habido una cierta correlación entre menor edad y mejor posición; es decir cuando se ha disminuido en promedio de edad se ha mejorado la ubicación final o viceversa, con respecto al campeonato anterior. De las cinco excepciones, tres son de los últimos tres mundiales”.
  • “El promedio por edad de los jugadores en la historia de todos los mundiales es de 26,80 años. Este promedio ha tenido una tendencia general ascendente desde el primero al último mundial realizado”.
  • “La tendencia ascendente ha comenzado a revertirse en los últimos seis mundiales, es decir desde 1998, cuando los mundiales han comenzado a disputarse entre 32 equipos”.
  • “La tendencia descendente de los últimos seis mundiales no es tan pronunciada, como sí se ha dado entre los mundiales de 1950 y 1970, que también duró seis mundiales. Sin embargo, a diferencia de aquella época, si el análisis se extendiera un mundial más hacia atrás, es decir desde 1994 hasta la actualidad (siete mundiales en total), se observa una cierta estabilidad en los promedios de edad de los jugadores, oscilando entre los 27,33 y 27,51 años. Es la estabilidad de promedios de edad más largar de la historia”.
  • “Resultan llamativas las correlaciones entre las posiciones 1 y 3 por un lado, y las posiciones 2 y 4 por otro lado. Las ubicaciones 1 y 3 han sido más estables ascendiendo levemente el promedio de edad, mientras que las 2 y 4 han crecido más abruptamente pasando de ser equipos muy jóvenes a equipos más adultos. Incluso, en los primeros mundiales, las posiciones 2 y 4 estaban por debajo de las 1 y 3; sin embargo actualmente las posiciones pares superan ampliamente las impares”.

Reflexión del autor del informe:

  • “Mucho se ha hablado en estos días sobre la influencia del promedio de edad en el rendimiento de los diferentes seleccionados durante el Mundial de Rusia 2018. Casi todas las voces escuchadas denostando a los equipos más veteranos, exigiendo una renovación de sus jugadores. Este discurso ha cobrado aún más fuerza en Argentina, donde diversos sectores encuentran como causa de nuestra prematura eliminación el “elevado” promedio de edad del plantel. Pero, vale cuestionarnos, ¿realmente existe una correlación entre la edad y el rendimiento? ¿Indefectiblemente la juventud se encuentra emparejada con el “éxito” y la optimización de la performance?”.
  • “Por supuesto que no es una lectura tan lineal y sencilla. La performance deportiva está emparentada con diversos motivos entre los cuales podemos citar a los físicos, biológicos, técnicos, sociales, psicológicos, espirituales e inclusive políticos. Ciertamente la edad juega un papel importante en el ciclo vital de un deportista de alto rendimiento. Sus capacidades fisiológicas van mutando, al igual que sus habilidades perceptivas y técnicas. Sin embargo, este dato aislado, no es condición necesaria para afirmar que se produce una merma o aumento en su rendimiento deportivo”.
  • “Según los números obtenidos en el presente informe, en los últimos 40 años -desde el Mundial de Argentina en 1978 a Rusia 2018– ha crecido en forma considerable y sostenible el promedio de edad de los jugadores participantes de la Copa del Mundo. Este dato da cuenta cómo a partir de la inclusión de diversas especialidades en el mundo del deporte –medicina, kinesiología, nutrición, psicología, tecnología, etc.– como así una mayor conciencia del cuidado de su cuerpo, se ha extendido la carrera del futbolista. De todas formas, a partir del mundial de 1994 la edad promedio de los jugadores se ha estabilizado en un margen que oscila entre los 27,33 y 27,51 años”.
  • “Muchas investigaciones señalan el umbral de los 27 años como la edad donde se conjuga la experiencia adquirida y la cúspide del desarrollo físico. De acuerdo con un estudio realizado por investigadores franceses que analizó datos de 25 disciplinas olímpicas, la edad promedio en la que se establecen récords mundiales son los 26.1 años. Esta tendencia crece día a día en otras disciplinas donde es recurrente reconocer dentro de los mejores puestos de los rankings a jugadores treintañeros. Casualmente el promedio histórico de edad de los equipos campeones del mundo es de 26,97 años. Por su parte, la selección Argentina de fútbol posee un promedio de edad histórico de 27,04 años –coincidente con el pico de forma-“.
  • “Más allá de lo expresado recientemente, según los datos evidenciados, tampoco existe una correlación entre puesto en copas del mundo y edad. Para ser más exactos, en el año 2002 la selección argentina tuvo un promedio de edad de 28,85, quedando afuera de la etapa de grupos. Mientras que en el año 2014 la edad se encontraba cercana a los 29 años, obteniendo el segundo puesto del Mundial. Mismo promedio de edad, posiciones antagónicas”.
  • “A partir del Mundial de Alemania 2006, Argentina aumentó el promedio de edad de sus planteles. Esta tendencia ascendente se puede explicar entre otros factores debido a la ausencia de un proyecto serio de juveniles. Los últimos 10 años no se delineó un modelo enfocado en los más chicos para poder posibilitar un recambio a los planteles superiores. Por su parte, las selecciones modelos van instaurando los cambios generacionales en forma progresiva para garantizar en forma constante la convivencia entre los jugadores experimentados y aquellos que dan sus primeros pasos dentro del alto rendimiento”.
  • “Los cuatro equipos semifinalistas de Rusia 2018, presentan diversos promedios de edad. Francia, flamante campeón, es la sexta selección más jóven con un promedio de 26,4 años. En tanto, Inglaterra ocupa el puesto número tres llegando a los 25.9 años. Por su lado, Bélgica y Croacia presentan una grilla más madura con promedios de 27 y 27,5 años respectivamente.  Si bien no existe un indicador para sacar conclusiones, podemos señalar que todos los semifinalistas se encuentran levemente por debajo del promedio de edad de Rusia 2018”.
  • “No se trata de la edad, sino de la experiencia.  Como hemos adelantado, Francia presenta una de las selecciones más jóvenes del Mundial. Sin embargo, todos los jugadores  que conforman el plantel suman en total más de 6700 partidos disputados como profesionales. De esta forma, suman al poderío físico la suficiente experiencia para poder afrontar diversas situaciones de juego que se presenten”.
  • “Los avances tecnológicos, la ciencia y, sobre todo, la interdisciplina, han favorecido una vida deportiva más extensa y de mayor calidad. Cada vez son más los deportistas experimentados que ocupan los primeros puestos en sus disciplinas y nos sorprenden día a día con sus logros. Sin embargo, no debemos olvidar que la principal tarea de los deportistas referentes es poder transcender el legado. Sentar las bases para que los que vienen sepan dónde y cómo orientar su faro. No tengamos miedo a la renovación. Forma parte del ciclo vital. Tomemos lo mejor de los que estuvieron para fortalecerlo, respetemos sus tradiciones y mejoremos aquello de lo cual hoy nos lamentamos”.
Compartir
La Universidad Austral está entre las principales universidades del mundo con menos de 50 años y entre las más prestigiosas de América Latina, según QS World University Rankings.