Compartir

Por: Fernando Ruiz

Uno siente que la política manda, que nuestra forma de hacer periodismo es primero tomar una posición. Claro que en un país que tiene el mayor grado de libertad de expresión de su historia, eso no es una mala noticia.
Pero uno espera que antes de eso el periodismo sea otra cosa, que nos permita conocer lo que pasa y entender lo que cada uno piensa.
Hoy, para muchos, hacer periodismo es un proceso de geolocalización, donde se busca una equidistancia entre los distintos actores, eligiendo temas y enfoques que sirvan para mantener la distancia pretendida.
Siempre el campo periodístico es un equilibrio de celebrities, cuyo elenco se renueva con los nuevos ciclos políticos y, de a poco, surgen nuevos referentes. Cuando esa constelación de estrellas se reacomoda, a veces en forma brusca, se inicia un nuevo ciclo mediático.
Hay periodistas que suben, otros que caen, dueños de medios que se vuelven importantes y otros que entran suavemente en la irrelevancia.
La entrega de los Martín Fierro del sábado fue una buena foto de ese campo. También nos muestra que nuestro periodismo de simpatías políticas es finalmente un periodismo de irritación.
Una semana antes, la entrega de los premios Fopea también fue una foto de ese campo profesional, pero más favorable. Varios de los mejores periodistas del país y de América latina se reunieron para celebrar la investigación, el rigor y la audacia. El libro de Germán de los Santos sobre la banda de Los Monos es una muestra.
Por desgracia, el periodismo está en crisis laboral en todos los países democráticos. Para citar sólo dos ejemplos, son miles los puestos laborales que se perdieron en las redacciones de España y Estados Unidos. Y los respectivos gobiernos no pueden hacer mucho.
Confiar en construir una audiencia que aprecie la calidad es la apuesta de todo medio y todo periodista, pero esa es una siembra que necesita tiempo. Esa es la brújula, pero el camino es largo.

Autor: Profesor de Periodismo y Democracia de la Facultad de Comunicación.

Fuente: La Nación

 

Compartir
La Universidad Austral está entre las principales universidades del mundo con menos de 50 años y entre las más prestigiosas de América Latina, según QS World University Rankings.