Compartir

imageConvencidos de que los equipos de conducción de las escuelas tienen un papel central como impulsores del cambio y de las innovaciones necesarias para construir una oferta de calidad que responda a las demandas del siglo XXI, la Escuela de Educación de la Universidad Austral y el Municipio de Pilar pusieron en marcha el Programa Escuelas que Suman. Este proyecto, coordinado por la profesora Andrea Samper, está dirigido a inspectores y directores de escuelas de enseñanza primaria y secundaria que deseen liderar un proceso de mejora pedagógica en el área de matemática.

¿Por qué matemática?

Porque es una asignatura escolar que opera como instrumento de selección y una variable fuerte en relación con el fracaso escolar. Tiene un fuerte impacto no solo en la continuidad de los estudios sino también en las posibilidades de inserción laboral y en la formación ciudadana. La matemática es transversal. Como resultado, el aprendizaje pobre de la matemática genera dificultades en otras asignaturas (por ejemplo en: física, química, biología, economía, sociología, geografía). Por otra parte, la incorporación de TICs en las escuelas y el impulso a las mismas por medio de distintos programas y acceso a plataformas virtuales como “Pilar aprende” es una oportunidad destacada para motivar a docentes y alumnos a hacer matemática con tecnología.

En síntesis, se trata de una problemática siempre reconocida por las escuelas pero no tan elegida al momento de plantearse una mejora. Si su enseñanza mejora va a mejorar la retención en la escuela, así como la preparación de los alumnos para insertarse laboralmente, acceder a la educación superior y participar como ciudadanos responsables.

¿Cuáles son los objetivos del programa?

El programa está centrado en la gestión pedagógica del equipo directivo y su involucramiento en las prácticas educativas, y está orientado a potenciar la buena enseñanza y los resultados de aprendizaje en el área de matemática. Propone una introducción a un marco de enseñanza innovador para promover la comprensión y el desarrollo de competencias. En este marco, proporciona herramientas para la gestión que apoyan el trabajo colaborativo en orden a fomentar una cultura del pensamiento en las instituciones. Creemos que cada escuela debe atender sus necesidades específicas y puede diseñar sus proyectos de mejora promocionando y sosteniendo buenas prácticas de enseñanza que garanticen aprendizajes significativos. Buscamos gestar oportunidades para que la matemática se convierta en una asignatura al alcance de todos los alumnos y puedan tener una experiencia productiva y de disfrute en la apropiación del saber.

¿Cómo se articula?

Se implementará una metodología de taller que promueva la participación activa en los encuentros y se orienta a la puesta en acción de lo aprendido. El propósito es generar un espacio de reflexión personal, conversaciones entre colegas y trabajos colaborativos que permita refinar las propias comprensiones sobre los contenidos presentados. Consideramos que el “compromiso activo” con las ideas redundará en su mejor aplicación a la práctica pedagógica.

¿Cómo articulará este aprendizaje con la tarea cotidiana de los docentes en las aulas?

Las instancias de capacitación se articulan con propuestas de trabajo en las aulas. Los docentes diseñan e implementan proyectos didácticos, liderados y acompañados por sus directivos. Las experiencias de formación se trasladan al aula en acciones concretas que serán registradas y documentadas para generar “capacidad instalada” que pueda compartirse con otros colegas de la propia institución o de otras escuelas del distrito. Estamos convencidos de que las mejoras se llevan a cabo cuando se realizan actividades con los alumnos, docentes, directivos y supervisores, por eso la unidad de aplicación del Programa son las escuelas y el distrito.

¿Por qué surge esta iniciativa?

Desde la Dirección de Estudios de la Escuela de Educación, la Lic. María Susana Urrutia viene trabajando a partir de 2013 con las jefaturas distritales de gestión pública y privada, de cara a dar respuesta a las necesidades de formación docente que se detecten como prioritarias. Así surgieron un par de capacitaciones que se canalizaron a través del programa Nuestra Escuela del INFD y cursos de formación en gestión y para preceptores que articulamos con nuestras carreras. Esta iniciativa surge como respuesta al pedido concreto realizado por Sergio Silvestri, Inspector Jefe Distrital de Educación de Pilar. Por medio de una estrategia de articulación entre la Universidad y las escuelas se busca promover la conexión entre los espacios de producción y circulación del saber con los de la transmisión y enseñanza. Compartir experiencias y reflexiones en torno a las prácticas escolares para optimizar la enseñanza de la matemática, beneficia en primera instancia a los alumnos y docentes pensados individualmente pero también impacta en el colectivo ciudadano de todo el Distrito de Pilar.

¿Ya se puso en marcha? ¿Qué alcance tendrá?

El diseño de la propuesta comenzó a desarrollarse a mediados de 2016, por medio de un intercambio fluido de comunicación entre el Municipio, la Universidad y la Asociación Pilares que financia una parte importante de los costos. En la actualidad estamos trabajando en el desarrollo de los módulos, los recursos didácticos y en el diseño del campus virtual. El Municipio, por medio de los Inspectores de enseñanza, está abocado a la selección de las escuelas y una vez definidas, serán los respectivos directores los responsables de conformar los equipos docentes que participarán del Programa. Esta primera cohorte estará conformada por 30 escuelas (alrededor de 100 participantes).

¿Se hará extensivo a otras áreas o municipios?

Es nuestro deseo que este Programa sea un puntapié inicial que se haga extensivo a otras áreas del conocimiento y a otros municipios. Nos gustaría que se constituya en un modelo de gestión que evidencie que podemos trabajar juntos: gestión estatal con gestión privada; municipio, escuela, universidad y organización de la sociedad civil; inspectores, directivos, profesores, maestros y académicos, para desarrollar una propuesta educativa significativa y de calidad que incluya a todos… ¡porque nuestros niños y jóvenes lo merecen!

Compartir
La Universidad Austral está entre las principales universidades del mundo con menos de 50 años y entre las más prestigiosas de América Latina, según QS World University Rankings.