Compartir

graduacion2 (1)La ceremonia fue presidida por el rector, Dr. Fernando Fragueiro; el vicerrector de Asuntos Académicos de la universidad, Dr. Víctor Herrero y el decano de la Facultad de Ciencias Biomédicas, Dr. Raúl Valdez, quienes fueron acompañados por el vicedecano de la facultad, Dr. Ángel Centeno y la secretaria académica, Lic. María de la Paz Grebe.

Fueron cincuenta y cuatro los médicos y médicas que se presentaron para recibir su diploma y birrete universitario, habiendo cumplido fehacientemente con el plan de estudios; rendido y aprobado todos los exámenes y efectuado las rotaciones hospitalarias establecidas.

El Dr. Valdez dirigió unas palabras a los graduados haciendo una reflexión acerca de lo que significa ser médico hoy, y de la importancia de indagar en la razón por la que elegimos serlo y conectar con lo profundo de la vocación. “Tantas horas dedicadas a la medicina sólo se explican cuando están al servicio del prójimo, de la persona enferma o necesitada. Y en ello reside la mejor paga. Poder haber sido útil en algo, a quien se nos confió”, sostuvo el decano de la Facultad de Ciencias Biomédicas.

Seguidamente, el rector de la Universidad dio lectura al juramento hipocrático y tomó juramento a los 54 graduados de la carrera de medicina. Luego, el decano de la Facultad entregó a cada uno su diploma y birrete. Acto seguido, se realizó la entrega de las menciones de honor, los diplomas de honor, medalla de plata y medalla de oro, a aquellos graduados que obtuvieron, a lo largo de su carrera, promedios superiores a 8 puntos.

A continuación, se concedió el doctorado a los profesionales que obtuvieron dicha titulación académica: la Médica Marana Malet y el Lic. Tomás Bachor.

Cuatro son las titulaciones que pueden otorgar las universidades en nuestro país. Ellas son: licenciado, especialista, magíster y doctor. En esta ocasión, fueron dos los doctores que se presentaron para recibir su diploma, habiendo cumplido fahacientemente con los planes de estudios correspondientes y, por lo tanto, en condiciones de recibir su título.

graduacion

Luego, se invitó al Especialista Jorge Bilbao a dirigir unas palabras para despedir a la décima sexta promoción de médicos de nuestra Facultad:

“Queridos Colegas, por fin llegó el día. “¡Nunca más un examen!”, dirán. Pero en realidad hoy comienza “el gran examen de la vida”, que es ejercer la vocación de la medicina cumpliendo con el llamado de Dios.

Ustedes no son médicos de casualidad, lo van a notar cuando con un paciente críticamente enfermo, les aparezcan fuerzas que no imaginaban tener ya que no siempre podrán explicar los motivos de por qué se salvan determinados pacientes”, expresó Bilbao. Y agregó, “La medicina, es una de las pocas profesiones que les dará la oportunidad de estar tan cerca de los milagros porque no todo éxito médico, tiene una explicación científica. Un médico puede perder todo lo que tiene, pero nunca perderá la satisfacción que significa salvar una vida y la sensación de ser útil en cualquier lugar de la tierra, sin ninguna barrera cultural, religiosa y racial.”

Por último, se invitó al médico Carlos Alberto Biondi, a transmitir unas palabras en nombre de sus compañeros de graduación. A continuación, transcribimos los pasajes más destacados de su discurso:

“Quisiera comenzar desde el principio, es decir, remontarnos unos años atrás cuando comenzamos a dar nuestros primeros pasos dentro de esta Universidad. En aquellos momentos, existía, en nosotros, una gran cantidad de pensamientos y de interrogantes; vivíamos a diario el deseo de saber y de incorporar conocimientos; el desafío de conocer gente nueva; la admiración por quienes ya habían llegado a ser médicos y, también, el miedo a lo desconocido, es decir, a los exámenes, a no entender, a reprobar, etc.

Sin embargo, no todo fue estudio y aprobar exámenes. Sin darnos cuenta, fuimos transitando momentos de encuentro y de vínculos cada vez más fuertes con personas que hasta hace poco eran desconocidos, y hoy muchos de ellos son casi hermanos.

Llegamos así al 3° año y, hacia el final de este, se venía la alegría de arrancar 4° con el ambo, de ir al hospital como un médico más, con igual, o más, ganas de aprender y de tener contacto con los pacientes.

Fueron seis años que si lo pensamos en términos de tiempo de vida de un ser humano quizá nos es tanto, y sin embargo, mucho de lo que vivimos acá quedarán en nuestros recuerdos para toda la vida.

En mi humilde opinión, hoy estamos todos acá sentados fruto de tres pilares: el esfuerzo propio, el apoyo de nuestra familia y, por lo menos en mi caso, gracias a la mano de Dios.

La residencia médica es un volver a empezar una etapa de formación; con caras nuevas y lugares nuevos; el anhelo de aprender aquello que más nos gusta y, también, cierto temor a lo desconocido.

Si en este punto pudiera dejar dos palabras, serían estas: seamos perseverantes y tiremos siempre para adelante. Si ocurre un tropiezo, levántense y sigan, que no hay nada más lindo que el desafío de ir detrás de los sueños que tenemos”.

A TODOS LOS NUEVOS MÉDICOS Y DOCTORES, UNA VEZ MÁS, ¡FELICITACIONES!

Compartir
La Universidad Austral está entre las principales universidades del mundo con menos de 50 años y entre las más prestigiosas de América Latina, según QS World University Rankings.