Compartir

Escudo-AFALa actual Asociación del Fútbol Argentino (AFA) reconoce a la Argentine Association Football League (AAFL), fundada el 21 de febrero de 1893 por el escocés Watson Hutton, como su predecesora. Entre su fundación y el 3 de noviembre de 1934 hubo tres escisiones (1912-1915, 1919-1926 y 1931-1934) y en todas ellas coexistieron dos campeonatos de primera división.

Cada una de las asociaciones siguió organizando sus campeonatos y sus copas y tenía su propia selección e incluso disputaban encuentros amistosos entre sí. En la última escisión, un grupo de clubes formado por Boca Juniors, Estudiantes de La Plata, Racing, San Lorenzo, Gimnasia y Esgrima de La Plata y Lanus, entre otros, decidió desafiliarse de la AFA de ese entonces para fundar la Liga Argentina de Football con el fin de aceptar definitivamente la profesionalización del fútbol. En junio de 1933, producto de un acercamiento entre la AFA y la Liga Profesional, se constituyó el Consejo Nacional del Fútbol integrado por siete representantes, tres por cada asociación y uno por el Poder Ejecutivo Nacional, con el objeto de acordar la reunificación.

Luego de unas 24 reuniones, que se prolongaron hasta noviembre de 1934, se creó la actual Asociación del Fútbol Argentino, con la participación de ambas asociaciones pero con claro predominio de la ex Liga Profesional, tanto en los nombramientos como en la organización administrativa y deportiva de la nueva entidad.

La flamante asociación quedó gobernada por una asamblea integrada por un delegado por cada club de la primera división y uno solo que representaba a toda la segunda división y un Consejo Directivo formado de la misma manera, mientras que el resto de los clubes del fútbol argentino no tenía representación. De este modo el grupo de clubes profesionales logró instalarse mayoritariamente en la primera división y en el control político de la AFA generándose un sistema inédito, por lo injusto, de organización de fútbol en el mundo.

A pesar del tiempo transcurrido, la Asamblea y el Comité Ejecutivo, de la federación nacional (AFA) que nuclea a la inmensa mayoría de clubes y futbolistas amateurs, al fútbol de salón, al fútbol playa y al fútbol femenino de todo el país, sigue siendo gobernada por unos pocos clubes directamente afiliados, a los que no les interesa otro fútbol que no sea el profesional. Mientras tanto el resto de los países con tradición futbolera (Inglaterra, Alemania, Italia, España, entre otros) han evolucionado, a diferencia del nuestro, a un modelo que organiza, por un lado, al fútbol amateur en una federación y, por el otro, nuclea a los clubes profesionales en una “liga profesional”.

Si bien se dice que “el tiempo es un gran maestro que arregla muchas cosas”, claramente no es el caso del fútbol argentino que desde hace 82 años ha venido repitiendo errores y desperdiciando oportunidades, no solo de separar el fútbol amateur del profesional, sino también de organizar su federación nacional y de elegir sus autoridades de un modo democrático, representativo y federal.

Compartir
La Universidad Austral está entre las principales universidades del mundo con menos de 50 años y entre las más prestigiosas de América Latina, según QS World University Rankings.