Compartir

El-desafio-de-reducir-el-consumo-energetico-de-las-computadoras“El consumo total de energía de las cinco supercomputadoras más importantes del mundo aumentó de un promedio de 2.000 vatios en 2007 a 12.000 en 2015 kWatts”.

De este modo se pronunció Peter Nelson, decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Illinois en Chicago, durante la conferencia “El verdadero peligro y la oportunidad de la inteligencia artificial: Energía”, realizada el viernes 14 de octubre en el Auditorio de Grado de la Sede Pilar de la Universidad Austral.

Asimismo, Nelson resaltó que los distintos centros de datos, o la “nube”, consumían en 2015 aproximadamente 600 por ciento más electricidad que en 2010, y que la fuente de la gran mayoría de esa energía sigue siendo el carbón.

“Por cada vatio de potencia que usan las computadoras, se requieren alrededor de medio vatio adicional de refrigeración”, agregó Nelson.

Partiendo de esta información, el referente internacional en ingeniería informática aseguró que el desafío más urgente que presenta la inteligencia artificial no se trata del desplazamiento de los seres humanos de los puestos de trabajo, sino de atenuar su impacto en el medio ambiente.

Sin embargo, el ingeniero señaló que “el aprendizaje automático de las máquinas ha sido uno de los principales motores detrás del avance de la inteligencia artificial, y además será parte de la solución a este alto consumo de energía”.

En otras palabras “como sucede en la inteligencia natural, en donde luego de miles de generaciones se construyó una eficiencia energética, el almacenamiento de energía es posible mediante el aprendizaje” de las máquinas.

A modo de ejemplo, el cerebro humano utiliza apenas 20 vatios, pero una hipotética simulación de este órgano por parte de una máquina requeriría hoy de más de 10 megavatios. Esto presenta el desafío de replicar en la inteligencia artificial (IA) el modelo de bajo consumo energético encontrado en la inteligencia natural.

El aprendizaje mencionado por Nelson se da en parte con la implementación de algoritmos que predicen con exactitud momentos de alta carga computacional – por ejemplo, se anticipan a momentos en los que hay mayores probabilidades de que la gente entre a ver videos de Youtube. A su vez esto permite predecir rápidamente la energía que se necesitará para refrigerar los mismos centros de datos, lo que implica una distribución más eficiente del consumo.

Con esta tecnología de inteligencia artificial, Google reportó este año una reducción del 15 por ciento en el consumo energético de sus centros de datos. La empresa norteamericana había dado a conocer su huella de carbono por primera vez en 2011. Era más o menos equivalente a las emisiones anuales de Laos. (The Guardian)

Profesionales del rubro consideran que la inteligencia artificial y sus algoritmos generales podrían implementarse para mejorar la eficiencia en usinas y redes de energía.

Peter Nelson

peter-nelsonPeter Nelson fue nombrado decano de la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Illinois en Chicago (UIC) en julio de 2008. Antes de asumir su decanato, el profesor Nelson fue jefe del Departamento de Ciencias de la Computación de la misma universidad. En 1991, Nelson fundó el Laboratorio de Inteligencia Artificial de la UIC, que se especializa en proyectos de sistemas de inteligencia aplicada en campos como el transporte, la fabricación, la bioinformática y contramedidas de spam de correo electrónico. El profesor Nelson ha publicado más de 80 artículos científicos y ha sido investigador principal en subvenciones y contratos de investigación por más de u$s 30 millones. Estos proyectos han sido financiados por organizaciones tales como los Institutos Nacionales de Salud, la Fundación Nacional de Ciencias, la Academia Nacional de Ciencias, el Departamento de Transporte de EE.UU. y Motorola. En 1994-95, su laboratorio, patrocinado por el Departamento de Transporte de Illinois, desarrolló el primer mapa en tiempo real de la congestión de tráfico en la World Wide Web, que ahora recibe más de 100 millones de visitas al año.

Compartir
La Universidad Austral está entre las principales universidades del mundo con menos de 50 años y entre las más prestigiosas de América Latina, según QS World University Rankings.