Compartir

Universidad-Austral-facultad-comunicacion-nuevos-graduadosEl jueves 12 de noviembre se celebró el Acto de Graduación de la vigésima promoción de Licenciados en Comunicación Social de la Facultad de Comunicación. La ceremonia se llevó a cabo en el Edificio de Grado del Campus Pilar, con la presencia de casi 400 invitados.

Este año se recibieron 73 nuevos licenciados. La alumna María de la Paz González Anta recibió la Medalla de Oro de la Promoción, por haber obtenido un promedio general de 8,68. Además, quince graduados obtuvieron Diploma de Honor, por haber alcanzado promedios superiores a ocho puntos: Pedro Kasparas, Jacinta Dillon, Juan Martín Pacilio, Florencia Gómez Olivera, Ana Aldao, Sofía De Cucco Alconada, María Mercedes Rizzardi, Patricio Tomás Veloso Zapata, Bianca Canevaro, Felicitas Rosario Ruiz Guiñazú, Cloé Karagözlu, Blanca Celina Díaz Melo, María Fernanda Silva Velasco, Constanza Lambertucci Legler y Adelaida Ana Beatriz Cameron.

La mesa presidencial estuvo integrada por el rector de la Universidad, Fernando José Fragueiro; el decano de la Facultad, Luciano Elizalde; la vicedecana de Grado, Marita Grillo; el vicedecano de la Escuela de Posgrados en Comunicación, Damián Fernández Pedemonte y la Secretaria Académica, Gabriela Fabbro.

Luciano felicitó a los nuevos licenciados y los llamó a profundizar en el entendimiento, por una mejor comunicación. “El verdadero propósito de la educación universitaria es la formación del intelecto para la profundización, y eso requiere práctica en saber cómo dirigir la atención, tal como sostiene Edward de Bono. Hemos intentado e intentamos hacer esto en la Facultad de Comunicación. La mente de un universitario puede ser muchas cosas, pero debe ser fundamentalmente una mente para profundizar”, sostuvo.

“Estamos convencidos de que necesitamos gente que quiera y que sepa comunicarse mejor y que pueda ayudar a otros a comunicarse mejor. Lo estábamos en 1992 y lo estamos ahora, más de veinte años después”, concluyó.

La profesora Gabriela Fabbro ofreció la clase final a los nuevos graduados. Durante su discurso, destacó el valor del relato en nuestras vidas. “Cotidiana y espontáneamente, estamos siempre construyendo relatos, ya sea a nosotros mismos o a otros. Estos relatos nos definen y diferencian.”

Además agregó: “El compromiso con la comunicación es a tiempo completo, a vida completa. No sé si así lo piensa un comunicador convencional, pero uno que sale de las aulas de la Austral no tiene otra alternativa que pensar así. Eloy Martínez decía que “El periodismo no es una camisa que uno se pone encima a la hora de ir al trabajo. Es algo que duerme con nosotros, que respira y ama con nuestras mismas vísceras y nuestros mismos sentimientos.” Vivimos en estado de relato.

Responder a ese desafío entraña una enorme responsabilidad. Ningún comunicador podría cumplir de veras con esa misión si cada vez, ante la pantalla en blanco de su papel, celular, cámara, micrófono o computadora, no se repitiera: “Lo que hago es lo que soy, y si no soy fiel a mí mismo, no puedo ser fiel a quienes me lean o vean”. Solo de esa fidelidad nace la verdad. Y de la verdad, como lo sabemos todos los que estamos aquí, nacen los riesgos de esta profesión, que es una de las más nobles del mundo, según la definía el espléndido escritor argentino.

La vida tiene vocación de relato, y siempre está en busca de un narrador: tomen ese rol, desde el lugar que a partir de hoy encuentren. Estar preparados es importante, saber esperar, lo es aún más, pero aprovechar el momento adecuado es la clave de la vida”, concluyó Gabriela.

En uno de los momentos más emotivos del encuentro, la Facultad otorgó el certificado del Programa de Grado en Competencias Comunicativas al alumno Patricio Meza, quien fue ovacionado por su familia, amigos, compañeros y profesores. Con apenas 16 años, Patricio sufrió un accidente de tren del que sobrevivió tras ocho meses en coma y un durísimo trabajo de reaprendizaje y rehabilitación, que aun lleva adelante gracias al enorme soporte de su familia y de los profesionales que lo acompañan.

Finalmente, la licenciada Sharon Börgstrom tomó la palabra en nombre de sus compañeros, haciendo un recorrido por sus cuatro años de carrera y agradeciendo.

“Buceo en las memorias de los últimos años y sé las formas en las que cambiamos. Nos vimos crecer y nos acompañamos en ese florecimiento, vitoreando siempre al otro en sus proyectos y aspiraciones y cuidándonos en los momentos de dolor. Un sinfín de cosas nos sacudieron y nos formaron, y no todas sucedieron en cemento universitario, pero sí fue ahí donde compartimos mucho de lo que nos pasaba. Está ahí, en esas conexiones, la riqueza más grande que me dio esta universidad. Las personas. Personas que caminaron un día por la facultad o que están acá desde su nacimiento.”

“Nuestra carrera será relativamente nueva pero nuestra responsabilidad no: somos los bardos y los trovadores del siglo veintiuno, narrándonos para narrar el mundo. Somos antenas que captan mensajes de satélites circundantes y que sabemos retransmitirlos. Que la curiosidad que nos guió hasta acá nos siga guiando, con nuestra caja de herramientas en mano y la lupa que mejor nos calce. Espero que esta sea la misma que apuesta por unir lazos en una sociedad disgregada, con la esperanza de devolver un poco lo que nos fue dado. Y la que quiere mover al mundo, porque a nosotros el mundo nos conmueve, a nosotros, comunicadores”, concluyó.

Fuente: Facultad de Comunicación

Compartir
La Universidad Austral está entre las principales universidades del mundo con menos de 50 años y entre las más prestigiosas de América Latina, según QS World University Rankings.