Compartir

Universidad-Austral-hospital-universitario-austral-campania-cancer-pielEl Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Austral se suma a la 22° Campaña de este año para prevenir el cáncer de piel. Se atenderá gratuitamente a los pacientes que concurran con turno y sin cobertura médica, para revisar sus lunares y manchas.

Este servicio hacia la comunidad está destinado especialmente para aquellos que no tienen acceso en forma habitual a la consulta dermatológica.

“Lunar es la forma no médica de llamar a los nevos melanocíticos. Son los clásicos lunares amarronados, a veces negruzcos, que pueden ubicarse a lo largo de toda la superficie corporal (en piel y mucosas). Generalmente comienzan como una mancha, sin relieve. Muchos, con el correr de los años, se van haciendo más sobresalientes e, incluso, pueden perder el color. Además, se pueden hacer verrugosos o pueden tener pelos asociados”, explica la Dra. Ana De Pablo, médica dermatóloga del Hospital Universitario Austral.

Algunos lunares se forman durante la vida intrauterina y el bebé nace con el lunar o se desarrolla dentro del primer año de vida: son los llamados nevos congénitos. La gran mayoría comienza a aparecer tardíamente (en la infancia-adolescencia). Aquí intervienen factores genéticos (predisposición) y la exposición solar.

Para sospechar que un lunar es maligno hay que evaluar ciertas características: ABCDe: Asimetría (si lo dividimos al medio, una mitad es distinta a la otra), Borde (si es irregular), Color (si tiene más de 2 colores), Diámetro (en general, mayor de 6 mm), Evolución (cambios en el tiempo). Además, si tiene síntomas como picazón, inflamación o sangrado.

¿Lunar maligno es lo mismo que melanoma?

El melanoma es un cáncer de piel que se origina en células de estirpe melánica (melanocitos). Puede aparecer “de novo” (quiere decir sin lunar previo) o sobre una lesión (lunar) existente. Algunos lunares tienen más riesgo de tener transformación maligna hacia melanoma: los nevos congénitos gigantes (de más de 20 cm de diámetro); los llamados “nevos displásicos”: son lunares generalmente de mayor tamaño, asimétricos, con varios colores . Se puede tener uno, varios o múltiples (generalmente varios miembros en la familia los tienen), biopsiarlos (sacarlos para analizar) se pueden ver cambios que hablan de displasia en las células. Se sabe que las personas que tienen nevos displásicos tienen más riesgo de desarrollar melanoma.

Hay zonas donde más frecuentemente asientan los melanomas: en mujeres en miembros inferiores, en hombres en el tronco. Hace muchos años se ha relatado que las personas con muchos lunares, cualquiera sea su tipo, tienen más riesgo que aquellos que no los tienen.

“No podemos evitar que salgan los lunares. Están geneticamente determinados. Podemos evitar el sol para evitar inducir la aparición de muchas lesiones, pero no completamente”, indica la especialista. Y agrega: “un lunar se extirpa si hay sospecha de su transformación o cambio por razones médicas. Aquí la consideración estética debe dejarse a un costado, priorizando la salud”.

¿Qué pasa si no se extirpa a tiempo?

“Siempre que aparezca una lesión nueva o haya un lunar que cambie hay que consultar. Si el lunar ya no es un lunar, sino un melanoma, estamos ante la presencia de un cáncer de piel. El melanoma fino (cuando toma solo la capa superficial de la piel) tiene muy buen pronóstico. Obviamente, si la lesión se ha hecho más profunda, las células del tumor pueden viajar por la circulación linfática hacia los ganglios o por la sangre hacia otros órganos, es decir dar metástasis. Dependiendo de la extensión del compromiso, el pronóstico puede ser un poco menos alentador”, finaliza.

Para sacar turnos gratuitamente en el Hospital Universitario Austral llamar al 02304482000.

Fuente: Hospital Universitario Austral

Compartir
La Universidad Austral está entre las principales universidades del mundo con menos de 50 años y entre las más prestigiosas de América Latina, según QS World University Rankings.