Compartir

Índice de Calidad Televisiva 2014El Observatorio de la TV (OTV) de la Universidad Austral publicó los resultados del Índice de Calidad Televisiva (ICT) 2014, una herramienta de carácter cualitativo que el OTV difunde desde hace ocho años. Esta medición sirve para contrastar con criterios cuantitativos, como el rating, y se presenta como una lectura de la programación televisiva desde sus contenidos. Para los auspiciantes, se trata de una mirada seria sobre cómo sus productos quedan asociados a contenidos apropiados o no, según las características y los valores de sus marcas.

Elaborado a partir de los análisis bimestrales, tomados entre abril y noviembre, sobre todos los programas de la grilla de los cinco canales de la televisión abierta argentina (América, Canal 7, Canal 9, Telefé y Canal 13) el trabajo analiza, principalmente, la calidad técnica y la adecuación a la realidad de los programas, además de la oferta genérica.

Por calidad técnica se evalúa cómo ha sido la representación audiovisual de cada uno, es decir, cómo ha sido el uso de la iluminación, de la banda sonora, de los efectos, las intencionalidades de los encuadres, el criterio de montaje y la actuación de los actores o de los personajes. Es decir, se examina todo lo que permita que una realidad sea mostrada a través de los elementos de la puesta en escena.

En cuanto a la adecuación a la realidad se analiza cómo cada programa construye un verosímil propio. Esto se basa en que toda la programación televisiva se puede clasificar en tres grandes macrogéneros: los referenciales (de directa relación con la realidad como noticieros, documentales y programas de debate político), los ficcionales (que construyen mundos propios que se relacionan más o menos directamente con la realidad como telenovelas, dramas, series y unitarios) y los híbridos, (aquellos programas que se relacionan con la realidad pero su modo de contar y/o mostrar es ficcionalizado como el caso del reality show, talk show y docudramas.). Por lo tanto, se mide cómo cada programa respeta su verosímilitud, por ejemplo, que el personaje de una telenovela costumbrista hable de modo vulgar siendo analfabeto es creíble, ya que se adecúa a lo que quiere representar. Por el contrario, en un noticiero se espera que el conductor tenga un cuidado especial en el uso del lenguaje. Si no lo hace, rompe su verosímil y eso hace bajar su calidad en el parámetro de adecuación a la realidad.

Los tres grandes criterios para evaluar esta adecuación son: el uso del lenguaje, el grado de verosimilitud con las convenciones del género y los valores o disvalores promovidos. Por ejemplo, en un programa la ironía puede ser un valor, porque implica un modo inteligente de tratar la realidad a partir de una clara ideología; en otro, la ironía puede ser la base del destrato a un participante, de este modo, cambia la lectura según cada verosímil.

Según las mediciones de 2014, Canal 7 y Telefé fueron quienes tuvieron el mayor ICT. Ambos estuvieron primeros en dos períodos, pero Canal 7 obtuvo mayor puntaje en el total. Se destaca, además, que Canal 7 haya obtenido el 100% de calidad total en casi dos ocasiones. Por su parte, América fue el único canal que se mantuvo en general en la misma posición: último puesto.

El análisis evidencia que los programas del género híbrido son los que bajan los índices de calidad televisiva, ya que suelen trabajar con la cotidianidad de manera banalizada o frivolizada, y el carácter de espectacularización que los tiñe atenta contra la calidad del contenido en sí. Por ejemplo, “el sueño” por cumplir, eje del programa Showmatch, pierde su valor al verse superado por un tratamiento exagerado basado en los conflictos y la burla.

En función del análisis anual, el valor que más se dio fue el de la reflexión anterior y posterior al accionar, que claramente evidencia que los personajes, entrevistados y/o conductores emiten juicios de valor, o realizan actos que luego son evaluados desde las consecuencias que estos suponen. Los programas ficcionales son los que más lo utilizan. Ejemplos de ello son: En terapia (Canal 7), Somos familia (Telefé), Camino al amor (Telefé), Viudas e Hijos del Rock and Roll (Telefé), Guapas (Canal 13) y Línea de tiempo (Canal 7).

El disvalor más desarrollado en esta oportunidad fue el de la vulgaridad en la apariencia y en el trato. Los híbridos (macrogénero que junto con la ficción predominan en las grillas) aportan este disvalor al banalizar sus contenidos. Los disvalores de lo light, de la obsesión por al aspecto externo de la persona, la importancia del “aquí y ahora” y del facilismo fueron puestos en escena en casi todos los programas asociados a este género. Además, se vio un trato displicente, sobrador, desmerecedor de participantes y panelistas que provocaron una clara caída en la variable del lenguaje y su adecuación a la realidad. Este disvalor se evidenció en Intrusos (América), Bendita TV (Canal 9), Showmatch (Canal 13) y Este es el show (Canal 13).

Algunos de los programas que más aportaron a las mediciones positivas de calidad fueron En terapia (Canal 7), Los 8 escalones (Canal 13), Línea de tiempo (Canal 7) y Somos familia (Telefé).

Compartir
La Universidad Austral está entre las principales universidades del mundo con menos de 50 años y entre las más prestigiosas de América Latina, según QS World University Rankings.