Compartir

reinoso El año pasado, cuando faltaban sólo tres días para la Noche Buena, Gustavo Reinoso se encontraba internado en el Hospital Universitario Austral por una insuficiencia cardíaca. Sin quererlo, e inclusive sin saberlo cuando llegó de su 9 de julio natal, se convirtió en el protagonista del primer trasplante cardíaco realizado con éxito del Hospital.

 Hoy, a solo seis meses de la operación, Gustavo no sólo tuvo una recuperación completa sino que además, se prepara para participar de los próximos Juegos Argentinos de Deportistas Trasplantados.

 La historia
“El mal funcionamiento de la válvula aórtica llevó a que el corazón de Gustavo se dilatara paulatinamente hasta el punto de comenzar a perder potencia para contraerse. Por eso, recurrimos a la internación, para dar curso al tratamiento intensivo con drogas endovenosas frente al cual fue refractario”, recuerda el Dr. Nicolás Atamañuk, jefe de Insuficiencia Cardíaca y Coordinador de Trasplante del HUA.

“Así, estando el paciente crítico, decidimos ponerlo en lista de espera para la realización de un trasplante cardíaco, y pasaron 15 días hasta que apareció un donante compatible. Afortunadamente el operativo se llevó a cabo sin inconvenientes y tal como fue planeado. Además, el post operatorio fue el esperado y el paciente término evolucionó bien”, agrega Atamañuk.

“Mi situación era absolutamente crítica y, si bien yo sabía que estaba grave, jamás se me había ocurrido que todo podía terminar en un trasplante. Por suerte, hoy soy un caso exitoso, y de poco voy recuperando mi vida y mi actividad”, refirió Reinoso, de 45 años, ex jugador de fútbol y actual director técnico.

Entre quienes acompañaron al Dr. Atamañuk en el trasplante se encuentran el Dr. Gustavo Bastianelli (jefe de Trasplante), el Dr. Christian Kreutzer (sub jefe), los Dres. Guillermo Vaccarino, Christian Gil, Oscar Agüero, Federico Lipszyc (coordinador de Trasplante y Recuperación Cardiopulmonar), y la Sra. Lorena Palavecino (secretaria del Equipo de Trasplante).

“Es inmenso el agradecimiento que yo tengo hacia el Hospital Austral: médicos, enfermeras y todos los demás profesionales. Tanto mi esposa como yo nos sentimos absolutamente tranquilos por la calidad científica pero, sobre todo, contenidos desde lo emocional y espiritual, algo que no es menor en momentos como el que pasamos. Definitivamente, la calidad humana para enfrentar casos como el mío que, gracias a Dios, terminan bien pero también casos adversos es grandísima”, remarcó Gustavo quien durante su convalecencia también recibió un enorme apoyo de la comunidad de 9 de Julio.

La recuperación
Hoy la vida de Gustavo transcurre tranquila, cuidándose especialmente del frío, empezando a entrenar y cumpliendo con los controles, cada vez más espaciados porque las biopsias y el dosaje de sangre demuestran “rechazo cero”.

“Es muy gratificante realizar un operativo de estas características, y ver cómo el paciente acepta el órgano (es decir que hay ausencia de rechazo), pero también evaluar día a día cómo el mismo paciente que hacía poco estaba en fase terminal, ahora no sólo puede ser autoválido sino también reprogramar su vida”, esgrime Nicolás Atamañuk.

Actualmente, Reinoso está en estupendas condiciones médicas, físicas y emocionales. Además, retomó su vida habitual y laboral y comenzó a realizar actividad física con el objetivo de prepararse para la competencia.

Contacto: 
Dr. Nicolás Atamañuk
Jefe de Insuficiencia Cardíaca
Coordinador de Trasplante
Hospital Universitario Austral
AATAMANU@cas.austral.edu.ar

Compartir
La Universidad Austral está entre las principales universidades del mundo con menos de 50 años y entre las más prestigiosas de América Latina, según QS World University Rankings.