Compartir

don-alvaroÁlvaro del Portillo, primer prelado del Opus Dei y primer rector honorario de nuestra Universidad, será beatificado. Si bien no se conoce aún la fecha, el Papa Francisco aprobó un milagro atribuido a su intercesión. Providencialmente, la aprobación del Santo Padre se da el mismo día en que autorizó la canonización de Juan Pablo II y el día en que, además, aprobó los votos favorables  de la Congregación de la Causa de los Santos para que se proceda a la canonización del Papa Juan XXIII.

Monseñor Javier Echevarría, prelado del Opus Dei y rector honorario de la Austral, expresó en el sitio Opusdei.org que estas noticias son “motivos de honda alegría, y una feliz coincidencia”. Juan Pablo II y Juan XXIII, dijo, “fueron verdaderamente padres cercanos a todos los fieles, a la Iglesia y concretamente, puedo afirmar, a esta parte de la Iglesia que es la Prelatura del Opus Dei. Pienso que, con ellos, millones de personas se han sentido ‘hijos predilectos’ del Papa”.

Además, el beato Juan Pablo II tenía un gran afecto por Don Alvaro, como tradicionalmente se le llama. De hecho, tras su fallecimiento en 1994 el Papa acudió a rezar ante sus restos en la iglesia prelaticia del Opus Dei en Roma.

Álvaro del Portillo nació en Madrid el 11 de marzo de 1914. Ingeniero de profesión, estudió luego Filosofía y Letras, y se doctoró en Historia y en Derecho Canónico. Fue un estrecho colaborador de San Josemaría durante los inicios del Opus Dei, y fue uno de los primeros sacerdotes de la obra. Durante el Concilio Vaticano II, fue designado Consultor de la Congregación del Concilio por el Papa Juan XXIII, y luego Pablo VI le encomendó otras tareas en aquella instancia histórica de la Iglesia. El 15 de septiembre de 1975 fue elegido primer sucesor de san Josemaría, y luego, cuando el Opus Dei fue erigido Prelatura Personal, fue su primer primer Prelado. Recibió la ordenación episcopal en 1991, y falleció en 1994, tras peregrinar a Tierra Santa.

El milagro aprobado por la Santa Sede se refiere a la curación instantánea en 2003 del niño chileno José Ignacio Ureta Wilson que a los pocos días de nacer, sufrió un paro cardiaco de más de media hora y una hemorragia masiva. Sus padres rezaron con gran fe a través de la intercesión de Mons. Álvaro del Portillo y, cuando los médicos pensaban que el bebé estaba muerto, sin ningún tratamiento adicional y de modo totalmente inesperado, el corazón del recién nacido comenzó a latir normalmente.

Biografía de don Álvaro

Juan Pablo II en el velatorio de don Álvaro

El milagro 

Compartir
La Universidad Austral está entre las principales universidades del mundo con menos de 50 años y entre las más prestigiosas de América Latina, según QS World University Rankings.