Compartir

El martes 2 de octubre se celebró el aniversario de la Fundación del Opus Dei. Luego de la Santa Misa, el Rector Dr. Marcelo Villar introdujo la jornada recordando como San Josemaría proclamó un llamado universal a la santidad. La tarde fue acompañada de importantes figuras que dieron testimonio de verdaderos instrumentos que buscaban saciar la sed de amor de Dios.

Las hermanas Misioneras de la Caridad presentaron a la Madre Teresa de Calcuta, quien solía decir: “la santidad no es un lujo sino una obligación”. Tanto Manola como Francisca sostuvieron que todos estamos llamados a dejar que Cristo actúe a través de nosotros, y dieron como ejemplo a la Madre a quién Dios pidió que apagara la sed de amor que tenía sobre todo hacia los más pobres de los pobres. Explicaron que todos podemos ser santos, para lo que debemos estar atentos a Dios y dedicarnos a hacer cosas pequeñas pero con mucho amor.

Fernán de Elizalde, vicepostulador de la causa de beatificación de Enrique Shaw, reconoció que en un comienzo no creía en la santidad de los laicos. Sin embargo, gracias a distintas señales de Dios, Shaw se acercó a su camino. Fue entonces cuando se encontró con grandes preconceptos, como que un empresario y marino no podía ser santo; pero finalmente convencido de su vida cristocéntrica se dedicó a la causa. Destacó que sin descuidar a la familia ni la rentabilidad de la empresa, Enrique Shaw supo preocuparse por sus trabajadores.

Finalmente, el Dr. Roberto Dotta nos introdujo en la vida de Álvaro del Portillo. Relató el vuelco que dio la historia de Don Álvaro al encontrarse con San Josemaría, por quien dio un arranque de ánimo, generosidad, decisión y compromiso que se prolongó hasta su muerte. Por otra parte, el Dotta destacó su optimismo ante las dificultades, al reconocer la providencia de Dios en el tiempo. Al concluir expresó un anhelo que la Universidad hace propio: “Esperamos que la Austral pueda celebrar la beatificación de su primer rector honorario”.

Cada uno de los ejemplos nos recuerda que no estamos tan lejos de ser santos y responder al llamado universal de Dios. Como dijo Álvaro del Portillo: “Nunca te arrepentirás de decir que sí a Dios”.

Compartir
La Universidad Austral está entre las principales universidades del mundo con menos de 50 años y entre las más prestigiosas de América Latina, según QS World University Rankings.