Compartir

lider-politico-universidad-austra-comunicacion“Volví revitalizado y motivado”, confesó Ricardo que, con una sonrisa, miraba a la audiencia expectante del Seminario de Comunicación Política. El 14 de septiembre, visitó la Universidad en el marco del Ciclo para la formación de dirigentes políticos, organizado por Cynthia Hotton. Hace pocos días había aterrizado de su viaje a Venezuela, país que al comparar con el nuestro, le provocó un cambio de perspectiva que intentó compartir con el público.

Fue en la Venezuela de Hugo Rafael Chávez Frías donde descubrió su error de campaña: la utilización de un estilo predominantemente académico. “Mi discurso era similar al de una clase, basado en meras argumentaciones. Apelaba a la racionalidad cuando en realidad debía focalizarme en la emotividad”, explicó. De todos modos, resaltó no ser el único en falta, dado que al analizar el liderazgo argentino enunció no conocer a ningún dirigente que causara la admiración que sí provocaban los candidatos venezolanos.

En este sentido, “la Argentina se caracteriza por una gran falta de liderazgo, consecuencia del uso de la atractiva estrategia de actuar con ambigüedad”, exclamó López Murphy. Este intento de “quedar bien con todos” tiene el costo de una pérdida de legitimidad en la agencia, al tiempo que obstaculiza el seguimiento de una dirección concreta.

Por último, el ecónomo realizó una breve reflexión sobre los discursos predominantes en la República Bolivariana, destacando el de Chávez y el de Henrique Capriles Radonski. Explicó que mientras el Presidente hablaba en términos de pasado-presente, señalando una enorme mejora en la situación, su opositor se refería al presente y al futuro.

Marcha del 13/9

Ricardo López Murphy señaló la importancia del acontecimiento caracterizándolo como “extraordinario” al ser la primera vez que la comunicación política pasa por los ciudadanos, sin intervención del Estado o ningún partido político. De todos modos, recomendó un segundo intento para que resulte verdaderamente significativo, ya que “de lo contrario, sería recordada como una mera queja”.

Por otra parte, destacó que reunió a una gran masa de gente cuyo desacuerdo con el actual gobierno originó un reclamo bastante uniforme: “La clave de nuestra crisis no es lo que pasa en el país sino la pérdida de autoestima de sus integrantes. De Venezuela volví maravillado por el predominio de una destacable pasión cívica. La marcha no pasó por casualidad, sino que fue síntoma de que estábamos enfermos”.

Ver la galería de fotos acá.

Compartir
La Universidad Austral está entre las principales universidades del mundo con menos de 50 años y entre las más prestigiosas de América Latina, según QS World University Rankings.