Compartir

propiedad-intelectual-derecho-patentesEl Dr. Jorge A. Goldstein– profesor de la Maestría en Propiedad Intelectual de la Universidad Austral y especialista en propiedad intelectual en Biotecnología, ofreció una charla, en el auditorio de la Facultad de Ciencias Biomédicas, sobre “Buenas prácticas de propiedad intelectual en el laboratorio”. El disertante expuso sobre las nociones más relevantes a tener en cuenta a la hora de patentar un hallazgo. Para lograrlo, es necesario cumplir con determinados requisitos.

Intel registró como marca el sonido de inicio, Coca Cola hizo lo mismo con la forma de su botella, Michael Jackson registró las famosas zapatillas de baile que lo hacían permanecer inclinado sobre el escenario y Apple patentó el diseño del Iphone. Existen innumerables ejemplos de “cosas raras” que se pueden registrar o patentar. Sólo hay que llevar una idea innovadora a la práctica y conseguir un buen asesor.

El Dr. Jorge A. Goldstein, junto a dos compañeros de la facultad, fundó Sterne, Kessler, Goldstein & Fox, un estudio jurídico en Washington especializado en Propiedad Intelectual de Alta Tecnología. Goldstein es Doctor en Química por la Universidad de Harvard y ha hecho un post doctorado en la Universidad de Massachusetts, Instituto de Tecnología, en el área de la Bioquímica orientado a la Enzimología.

¿Por qué patentar?

“Porque las patentes incentivan la inversión de capital privado, tanto local como internacional, facilitan la comercialización de la tecnología, la inversión de capitales de riesgo y la creación de compañías nuevas. A su vez, las patentes generan licencias que producen regalías, entre otras formas de pago. Las patentes generan inversión privada en futuros contratos de investigación y desarrollo porque, un ente académico que respeta la propiedad intelectual y está dispuesta a protegerla, atrae a compañías que están dispuestas a invertir o a ser patrocinadores de esa investigación. Además, las patentes incrementan el capital simbólico como puede ser el status”, señaló el especialista.

¿Qué es la propiedad intelectual?

“La propiedad Intelectual es, esencialmente, una forma de propiedad privada. Para llevar la propiedad intelectual del laboratorio al público comercial, hacen falta patentes.

La propiedad privada es el derecho a la exclusividad pero, se pueden otorgar licencias de uso”, explicó Goldstein. Luego, aclaró que hay distintos tipos de propiedad intelectual. Entre ellos están los secretos comerciales o secretos competitivos, esto es información no conocida para el público. Por ejemplo, uno de los secretos más famosos es la fórmula de Coca Cola, ya que si hubieran patentado la fórmula, después de 20 años, el secreto hubiera pasado a dominio público.

En segundo lugar, se encuentran las marcas registradas. Ejemplos de ellas son el símbolo de Windows, la forma de una botella o la música de Intel. Se identifica a un producto con un símbolo y esto permite la rápida asociación de la marca con el producto. Suele pasar, que cuando son muy mencionadas, se pueden transformar en genéricos, es decir, la gente pasa a llamar a los productos con el nombre de la marca. Así sucedió con el termo o con el nylon.

La patente de diseño, es otra manera de registrar una creación. Un ejemplo claro es el diseño del Iphone. En cuarto lugar están las patentes de utilidad, esto es, por ejemplo, el uso de una cepa microbiológica para la creación de un antibiótico.

En EEUU, para registrar una patente de utilidad se requieren cinco elementos: tiene que ser una invención elegible, tiene que ser materia patentable y por ello el descubrimiento de una ley natural no se puede registrar, a menos que se refiera a una aplicación en particular. Tiene que ser útil, novedosa, no obvia, contar con una solicitud bien descripta y ser reproducible. Estos son los requerimientos básicos de patentabilidad.

De acuerdo con el Dr. Goldstein, lo más importante para las universidades es que el derecho a la exclusividad promueve la inversión y genera financiación de programas de investigación. Sin exclusividad, no se puede promover demasiado la inversión privada.
La jornada se cerró en un clima abierto y ameno, en el que los interlocutores compartieron sus propias experiencias y sus dudas en relación al material patentable de invención y las necesidades de este procedimiento tan importante que, cabe aclarar, vencido el plazo de los 20 años pasa a dominio público

Compartir
La Universidad Austral está entre las principales universidades del mundo con menos de 50 años y entre las más prestigiosas de América Latina, según QS World University Rankings.