El reporte del USDA genera subas para soja y trigo


Por Dante Romano
  
La soja logró resucitar nuevamente de la mano del reporte mensual del USDA, aunque el mismo tenga distintos condimentos. En tanto vemos un cambio de tendencia para el mercado internacional de trigo, que venía acumulando enormes stocks, y empezaría a reducir área. Localmente seguimos en la duda sobre cuanta soja tendremos, dudando por un lado del total de área sembrada, luego de lo que resultará inviable por las inundaciones, y finalmente el rinde, que con tanta humedad, podría resultar bueno.

El USDA mostró datos alcistas para la soja en su reporte de enero. Bajó área y rindes para EEUU, impactando esto en menores stocks finales que los esperados. También el reporte de existencias al 1 de diciembre resultó menor a lo esperado. Sin embargo, viendo el nivel en el que quedaron los stocks/consumo, siguen siendo muy altos.

Vale la pena aclarar que no se hicieron cambios a la proyección de exportaciones a pesar de que el ritmo acumulado de compromisos y embarques es muy elevado. Por esta razón, en las tres campañas previas el USDA se vio forzado a reducir más adelante las existencias, ante la evidencia de que las ventas al exterior resultaban más altas de lo que estimaban originalmente. Pero este año el USDA puso la vara muy alta, proyectando un importante salto en exportaciones desde el inicio, y la competencia sudamericana será mayor de aquí en adelante, lo que hace pensar que el ritmo de la demanda externa podría finalmente moderarse.

En cuanto a la soja de Sudamérica, el USDA subió en 2 mill.tt. la producción de Brasil a 104 mill.tt. En ese país el riesgo climático está superado. Los cultivos están muy bien, y de hecho ya se está trillando, con la mercadería llegando a los puertos, donde ya hay colas de camiones importantes para descarga. La presión de cosecha limitaría subas y alentaría el paso de la demanda de comprar desde EEUU a Sudamérica.

Para Argentina el USDA mantiene 57 mill.tt. de producción, lo que está totalmente desajustado respecto a las proyecciones locales. El área de soja se redujo por las demoras en la siembra en el sudeste (seca), y los anegamientos podrían hacer que parte de lo sembrado no se trille. Sin embargo los rindes serían mayores en el resto de las zonas compensando este efecto. Se está pensando en una producción de entre 53 y 54 mill.tt., que fue reducida en 1 mill.tt. fundamentalmente por área que no se terminará sembrando o será inviable.

En el mercado local una mejora del margen de molienda despertó interés por la soja disponible, haciendo que sus precios mejoraran al compararlos con los valores de la cosecha nueva. El diferencial que estaba en torno a los 5 U$S/tt pasó a 10 U$S/tt. De todas formas sigue siendo bajo respecto a otros años. De todas formas no sería razonable esperar un pase mayor, ya que se aguarda la llegada de barcazas con soja paraguaya, que permitirían estirar la materia prima hasta que lleguen los primeros lotes locales.

Pasando al maíz, el USDA bajó la producción  esperada para EEUU, pero también la demanda, por esto los stocks cayeron levemente. Los mismos no quedaron tan lejos de lo que los analistas esperaban, por lo que el dato fue visto como neutro para los precios.

Al igual que en soja, los stocks en términos históricos son muy altos tanto para EEUU como para el mundo, y esto limita las subas.

Para Brasil el USDA mantuvo las 85 mill.tt. de producción, recuperándose las 20 mill.tt. perdidas el año pasado por problemas climáticos. Esto haría que el diferencial Argentina – Chicago se ajuste a los 20 U$S/tt de descuento histórico.

Localmente tampoco se dieron cambios a nivel de producción. A diferencia de lo que ocurre con la soja, no hay tantas dudas sobre la producción de maíz. La siembra se reactivó gracias a las lluvias, y los cultivos no tienen grandes problemas.

Pensando más a largo plazo, esperamos una baja de área de maíz norteamericano a manos de soja. Esto es alcista para maíz y bajista en soja. Eso ocurre porque el diferencial soja/maíz está cerca de 2,6, cuando lo normal es 2,2. Luego hay que ver cómo funciona el mercado climático, que en junio puede darnos sorpresas.

Localmente la cola de buques a la carga con maíz viene bajando y quedan pocos compradores con barcos anunciados por tonelajes importantes. Esto podría llevar a que el interés por este grano merme. Las lluvias recientes que complican el envío de mercadería a puerto relativizan un poco esto, pero entramos ya en tiempo de descuento.

Cerrando con el análisis del trigo, el USDA incrementó los stocks de este cereal, que ya de por sí eran muy altos. Sin embargo, bajó la intención de siembra de variedades de invierno para EEUU. Este trigo es de la campaña 17/18. El USDA recién dará los datos de producción, demanda y stocks para la nueva campaña en mayo. Pero con la caída de área podemos esperar que los stocks empiecen a descender desde los niveles altos actuales. Con los fondos muy vendidos se podrían desencadenar compras, que ayuden al mercado a subir. Es por esto que decimos que hay un punto de quiebre en la tendencia estructural de este mercado. Sin embargo el escenario no cambiará en un solo día.

De todas formas, a nuestro país esto le impacta menos. La mejora de Chicago ayuda a nuestros precios en el momento en el que estamos exportando a terceros países. Luego, cuando el que queda comprando es Brasil, el mercado se despega de Chicago a favor de Argentina, pero siempre el precio norteamericano pone el techo de hasta dónde puede subir nuestro mercado.

En ese sentido vemos más lentas las ventas de la exportación al exterior (DJVE). Es posible que esto se deba a que como tienen que pagar precios más altos para originar, no logren cerrar negocios con destinos por fuera de Brasil tan fácil como antes, ante la competencia del Mar Negro y Europa. Sin embargo, las compras siguen excediendo a las ventas, lo cual hace pensar que los propios compradores tienen una idea alcista del mercado.

 

El CEAg en los medios. Ingresá aquí para ver los artículos de los miembros del Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral.

BALANCE

En la semana pasada se publicaron reportes del USDA que concentraron la atención de los operadores. En soja sorprendió que el dato tanto de stocks finales para el ciclo 16/17 de EEUU como las existencias en ese país al 1 de diciembre estuvieran por debajo de lo esperado. Esto inspiró subas, aún cuando se incrementó la oferta de Brasil, y los stocks quedaron de todas formas en niveles muy elevados.

En el caso del trigo si bien las existencias para EEUU y el mundo subieron, el dato que llamó la atención fue una nueva reducción en el área de siembra de trigo de invierno, a niveles incluso inferiores a los esperados por los analistas. Esto junto con fondos muy vendidos, podría generar un cambio de tendencia en los precios.

En maíz los datos estuvieron dentro de lo esperado, por lo que los precios quedaron estabilizados, a levemente en baja.

Localmente se sigue el devenir climático por anegamientos en el centro y falta de humedad en el sur. Aún cuando esto no tenga un impacto tan grande en el número final, lo cierto es que la duda genera movimientos de mercado.

 

SOJA

ALCISTAS

Demanda internacional firme
Mayor interés de la industria
Lentas ventas de parte de productores locales
USDA redujo stocks en reporte enero

BAJISTAS
S/C EEUU elevados
Ya está ingresando soja en Brasli
S/C mundiales subirían levemente vs campaña anterior

DUDAS
(-) Buen clima Brasil
(+) Problemas climáticos Argentina
(-) Expansión de área EEUU 17/18
(-) Perspect import temporaria Paraguay

 

MERCADO DE MAIZ:
ALCISTAS

Buena demanda internacional
Exportadores Arg vendidos
Fondos vendidos descontaron cosecha EEUU

BAJISTAS
Altos stocks 16/17 EEUU
Aumento prod esperada Br y Arg
Stocks mundiales 16/17 seguirían altos

DUDAS
(+) Caída de área maíz EEUU 17/18

TRIGO: 

 

ALCISTAS

Especuladores vendidos
Baja calidad de cultivos de invierno EEUU
Baja área trigo invierno EEUU

BAJISTAS
Gran cosecha Mar Negro
Muy altos S/C tanto EEUU como mundo
19% más de trigo Argentina
Trigo necesita precio competitivo con maíz

DUDAS
(+) Necesidad de la exportación
(+) Calidad de trigo local algo baja