El Centro de Agronegocios y Alimentos (CEAg) de la Universidad Austral, dio a conocer públicamente a finales de 2018 el Estudio “Encuesta Sobre Necesidades del Productor Agropecuario (ENPA), Realizado por tercera vez en el país, el proyecto revela tendencias, desafíos, y los hábitos y comportamientos empresariales de los productores agropecuarios.

El proyecto ENPA es un trabajo de investigación aplicada que realiza el Centro de Agronegocios de la Universidad Austral en asociación con el Centro de Agronegocios de la Universidad de Purdue de los EEUU.

Durante la conferencia se presentó además el Ag Barometer, el primer índice de confianza del productor argentino; un nuevo informe que arrojara datos sobre percepciones del campo referentes a la situación financiera actual, perspectivas futuras, y plan de inversiones, entre otras variables.

El ENPA, es actualizado con los resultados del Ag Barometer y confirma algunos de estos.

Optimismo

A pesar de venir de una campaña agrícola difícil, (la sequía en la campaña 2016/17 generó mermas en la producción de 30% a nivel país), de estar en una coyuntura cambiante en la actualidad (durante la campaña 2017/18 se modificó la situación fiscal en lo que respecta a los derechos de exportación de productos agrícolas), y de que las condiciones financieras no son las mejores para emprender proyectos de inversión, el empresario del agro argentino es positivo respecto al futuro:

“7 de cada de 10 productores relevados realizarán inversiones en los próximos 5 años”

Este optimismo se revalida con los resultados de la primera medición del AgBarometer, que arroja que para la medición de este mes:

“el 81% de los productores estiman que a 5 años tendrán buenas condiciones para sus negocios”

Este dato se observa como contundente y destacable. No obstante tener en la actualidad un ambiente de negocios hostil, -si se lo compara con los países competidores como EEUU, Canadá, países del Mercosur, Australia, Nueva Zelanda y otros-, el productor argentino es más optimista y estima arriesgarse en nuevos negocios aún en mayor medida que sus colegas de los demás países del “top ten” del agro del mundo.

Cambiando su modelo de negocios.

Los resultados del ENPA indican que el agro argentino está cambiando su modelo de negocios, al ver que existe:

  • Menor intención de producir en tierra de terceros,
  • Bajo o nulo crecimiento en el cultivo de soja,
  • Alto crecimiento de inversiones en actividades vinculadas a la proteína animal,

Este es el resultado reflejado en las opciones seleccionadas por los productores para invertir en el mediano plazo.

Las actividades vinculadas a proteína animal, traen algunos desafíos, ya que son actividades que necesitan condiciones a 5–10 años para consolidarse. Por ejemplo, todavía no está resuelto cómo serán los marcos regulatorios y las políticas para las actividades de agregado de valor como ganadería y lechería. Otros interrogantes, son los relacionados a los agentes vinculados al sector, como los bancos, empresas de seguros, proveedores de insumos y maquinarias. Estos agentes prevén cambios en el modelo de negocios agro de la Argentina, y están tomando acciones al respecto.