El día 30 de noviembre se celebró el Curso Pre-Congreso de la Asociación Argentina para el Estudio del Dolor (AAED, edición XXIII) organizado por el Instituto de Investigaciones en Medicina Traslacional de la Universidad Austral (IIMT) y el Grupo de Interés Especial en Investigación en Dolor de la AAED, en la Fundación Pablo Cassará.

Bajo el título “Cannabis Medicinal y Dolor: Desafíos para la Ciencia y la Industria en la Argentina”, un grupo selecto de disertantes presentó sus perspectivas sobre la temática. Luego de una breve bienvenida, el Dr. Pablo Brumovsky, Co-Director del Grupo de Dolor del Instituo de Universidad Austral-CONICET, junto al Dr. Marcelo Morante, Especialista en Medicina Interna, Investigador del Area Dolor de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de la Plata, desarrollaron su presentación acerca del origen e implicancias de la nueva Ley de Investigación Médica y Científica del Uso Medicinal de la Planta de Cannabis y sus derivados.

Seguidamente, el Dr. Miguel Miceli, médico anestesiólogo, farmacólogo y experto en medicina del dolor y cuidados paliativos, Coordinador de la Unidad de Medicina del Dolor del Hospital General de Niños “Dr. Pedro de Elizalde”, disertó sobre los aspectos farmacológicos relacionados con el uso de derivados cannabinoides, poniendo énfasis en la falta de mayor información sobre el tema, sobre todo en el campo del análisis de los efectos en seres humanos mediante el desarrollo de ensayos clínicos controlados, y con droga producida bajo normas de buenas prácticas de manufactura.

Con un rumbo diferente e innovador, el Dr. Alejandro Montaner, Bioquímico por la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), Doctor en Bioquímica en la misma institución, y actualmente, Investigador Adjunto del CONICET con domicilio de trabajo en el Instituto de Ciencia y Tecnología “Dr. César Milstein”, Instituto de doble dependencia CONICET-Fundación Pablo Cassará, disertó sobre el desafío que representa para la industria local pensar la producción de cannabis medicinal producido bajo normas controladas, comparando tal necesidad con los pasos dados en países adelantados sobre la temática. También resaltó la necesidad de mayor integración entre la academia y la industria para el desarrollo de proyectos de claro impacto traslacional, pero con la posibilidad de escalado a nivel industrial y con todos los controles pertinentes.

A continuación, el Dr. Marcelo Villar, Investigador Principal del CONICET, Director del IIMT, y un pionero en la investigación básica en dolor en Argentina, presentó el estado de las investigaciones desarrolladas en el IIMT alrededor de una droga experimental desarrollada en colaboración con el Laboratorio Pablo Casssará, como ejemplo de interacción academia-industria con un programa de desarrollo pre-clínico y clínico para lograr la introducción de un nuevo fármaco analgésico en el esquema de tratamiento del paciente con dolor crónico.

Finalmente, la Dra. Corina Busso, Médica, Magister en Investigaciones Clínicas y Farmacológicas, y Presidente del Comité Institucional de Evaluación (CIE) de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral, cerró el pre-curso con una disertación sobre los desafíos éticos que se enfrentan para el desarrollo de ensayos clínicos centrados en el uso de aceite de cannabis, resaltando la necesidad tanto de dar espacio al desarrollo de investigación clínica con promesa de solución para el paciente, así como cautela sobre todo considerando que aún no existe toda la evidencia necesaria para considerar al cannabis y sus derivados inocuos o sin efectos adversos que pudieran afectar al paciente involucrado en un ensayo clínico.

Al curso pre-congreso asistieron más de 40 participantes, y se contó además con la presencia del Dr. Pablo Graff, Presidente de la AAED, y la Lic. Guadalupe Rosales, Presidenta del XXIII Congreso de la AAED.