Solange Massa, médica graduada de la Universidad Austral, es Research Fellow en el Khademhosseini Lab (Harvard-MIT Health Sciences & Technology, Brigham and Women’s Hospital, Harvard Medical School) y desde hace dos años forma parte del proyecto X.C.E.L (Defense Threat Reduction Agency) construyendo “Organs on a Chip” (órganos en un chip) para prueba de drogas.

“En la industria farmacéutica es frecuente el uso de animales de prueba para examinar los efectos adversos de una droga. El modelo animal es muchas veces inapropiado o poco eficiente para probar esas drogas generando grandes problemas cuando se llega a la fase clínica en humanos.” explica Solange.

sol2Los ‘organos en un chip’ son creados mediante la utilización de células humanas y biomateriales para generar ‘pequeños órganoides artificiales’ que imitan las funciones de un órgano humano y así reducir o reemplazar el uso de animales de prueba en la industria farmacéutica.

“Cada uno de nuestros chips imita el funcionamiento de un órgano: como corazón o hígado, y son conectados mediante vasos sanguíneos artificiales que transportan un sustituto similar a la sangre. Este sistema luego es puesto a prueba con el uso de distintas dosis de drogas para poder predecir el efecto toxico que tendrá esa droga en el ser humano”, dice Solange.

En un futuro estos ‘chips’ podrían ser personalizados para ver como cada persona reacciona a un determinado fármaco. Esto ayudaría a tener predicciones más precisas y a la vez reducir o reemplazar los animales en las pruebas farmacéuticas.