Por Dr. Matías Tisi Baña

El golpe de calor es una condición que puede ocurrir cuando, tras una exposición prolongada a altas temperaturas, el cuerpo de una persona se calienta demasiado, perdiendo agua y sales esenciales para su buen funcionamiento.

Muy a menudo, el golpe de calor ocurre cuando las personas hacen ejercicio en climas cálidos y húmedos sin beber suficientes líquidos. Pero también puede ocurrir en personas que no están haciendo ninguna actividad física”, detalla el doctor Tisi Baña.

Asimismo, el jefe del Servicio de Clínica Médica del Hospital Universitario Austral advierte que “es especialmente probable que afecte a personas mayores y personas que tienen problemas de salud, por lo que deben tener mucho cuidado en condiciones de calor extremo.

Para prevenir un golpe de calor, el Dr. Tisi Baña aconseja:

  • Trate de no estar demasiado activo y tome descansos cuando haga ejercicio.
  • Beba suficientes líquidos -como agua o bebidas deportivas- para que no sienta sed. No obstante, no se fuerce a beber cantidades muy grandes en poco tiempo, y no ingiera tanto líquido para evitar una sensación de incomodidad.
  • Haga cualquier ejercicio temprano en el día, antes de que se suba demasiado la temperatura ambiente.
  • Vista ropa liviana y suelta. Evite usar demasiadas capas. Quítese la ropa extra que esté usando.
  • Evite estar en un automóvil caliente.
  • Para refrescar el cuerpo: Rocíese con agua fría y luego siéntese frente a un ventilador. Busque la sombra. Entre en un edificio o automóvil con aire acondicionado. Tome una ducha o baño fresco. Beba agua o una bebida deportiva. No tome una bebida con alcohol o cafeína.  Coloque una compresa o paño frío sobre su cuello o axila.

El Dr. Matías Tisi Baña es director de la carrera de Especialización en Clínica Médica de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral y jefe del Servicio de Clínica Médica del Hospital Universitario Austral.